URUGUAY

"Fui a dirigir al Betis sin averiguar, me apuré"

Gustavo Poyet habló claro sobre su etapa en el club verdiblanco, donde no logró cuajar. El uruguayo quedó sentenciado por la suplencia de Dani Ceballos.

"Fui a dirigir al Betis sin averiguar, me apuré"

El paso de Gustavo Poyet por el Betis fue un fracaso. El entrenador uruguayo no logró encajar en la dinámica del club verdiblanco y fue duramente criticado por dejar a Dani Ceballos y Rubén Castro en el banquillo partido tras partido. Poyet, actual técnico de la Universidad Católica de Chile, ha afirmado en varias ocasiones que su experiencia en Sevilla es el "punto negro de su carrera, una espinita".

En una entrevista en Último Al Arco, Poyet ha reconocido que quizás se apresuró en coger las riendas del conjunto bético: "Fui a dirigir al Betis sin averiguar, me apuré". 'Gus' apunta a problemas internos del club. "¿La espinita del Betis? Aprendí de ese error. O eso espero, porque el humano es experto en tropezar dos veces con la misma pierdra. Y fue no averiguar bien los problemas internos que tenía el equipo. Porque me puede llamar Boca Juniors y yo recibirlo feliz, pero no sabes si los jugadores están peleados, si no cobran, si tienen problemas con la grada... Todo eso repercute. Y, cuando se está en esa situación, los jugadores le dicen a la Prensa: 'No, nosotros nos olvidamos de todo cuando entramos a la cancha'. ¡Mentira! Te lo puedo decir, men-ti-ra. Porque tú vives con ellos, convives ahí. Y todo lo que rodea al equipo le afecta. Y las grandes diferencias entre los mejores equipos hoy día, porque todos cuentan con buenos futbolistas, son mentales. No técnicas ni de calidad", dijo hace unas semanas en La Pizarra del DT.

El uruguayo llegó a Sevilla el 9 de mayo de 2016, pero tan sólo seis meses después, en el mes de noviembre de ese mismo año, fue despedido tras los malos resultados cosechados con el equipo. Poyet dejó al equipo como el 14º clasificado de la tabla con 6 derrotas, 3 victorias y 2 empates.

Posible llegada a Peñarol y su presente en Universidad Católica

Además de analizar su paso por España, Gustavo reconoció que tuvo una oferta para dirigir a Peñarol. "Hace unos meses, estaba pronto para ir a Peñarol, estaba decidido. Era un reto personal. Me embalé, tenía una cantidad de cosas en la cabeza y no se pudo dar", asegura.

Poyet también valoró su llegada a Universidad Católica. El uruguayo cogió las riendas del conjunto chileno el pasado mes de febrero y espera comenzar con buen pie su primera aventura como técnico en el fútbol sudamericano. "Llegaré al primer partido con 12 entrenamientos. El equipo viene jugando 4-3-3 hace tiempo. Hay una parte que el equipo ya lo tiene, me da un beneficio tremendo, no hay que empezar de cero. Pero hasta que no se llegue al partido no se sabe", afirma.

"Uno necesita apoyarse en la gente que conoce del medio. En la Católica tengo asistentes chilenos que me ayudan mucho en el proceso de adaptación", continúa.

"Estoy loco de la vida, quiero competir para ganar. Llegar a un equipo que viene ganando campeonatos me gusta. Estoy en un equipo que tiene que ganar títulos y que tiene que hacerlo mejor en torneos internacionales", concluye.