NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INTERNACIONAL

Honda y su vuelta al mundo

El futbolista japonés de 34 años ya ha encontrado nuevo destino: el Neftchi Baku de Azerbaiyán, tras su paso por Rusia, Italia, Países Bajos, México, Australia o Brasil.

Actualizado a
Honda y su vuelta al mundo
Neftchi Baku

En el mundo del fútbol hay muchos tipos de jugadores. Aquellos que son los reconocidos como 'One Club Men', es decir, futbolistas que pasan toda su vida en un mismo equipo. Y, justo en el otro extremo, aquellos que cambian de colores cada temporada. En este grupo se encuentra Keisuke Honda, futbolista japonés de 34 años que ya ha pasado por hasta ocho países diferentes.

En esta ocasión, en su particular "vuelta al mundo", Honda ha fichado por el Neftchi Baku de Azerbaiyán, añadiendo dicho país y equipo a su larga lista de destinos exóticos (ya sonó días atrás para llegar a un equipo de Suecia). Un refuerzo de lujo para el equipo azerí, que actualmente lidera la liga de su país con 42 puntos, empatados con el conocido Qarabag, a falta de la disputa de ocho jornadas. Por tanto, la llegada del japonés puede inclinar la balanza para conquistar un título que se les resiste desde el 2013.

Lo paradójico de todo ello es que se trata de un movimiento que se produce después de que Honda no llegara ni a jugar con el Portimonense. El internacional japonés fichó por el club portugués durante el pasado mercado invernal, incluso fue presentado con su nuevo club el 6 de febrero. No obstante, un problema burocrático le negó su inscripción, y, por ende, desembocó en su marcha del equipo sin ni siquiera vestir la camiseta del equipo de la ciudad de Portimao.

Australia, Brasil, Italia, México, Rusia...

A Honda se le podría catalogar como el cásico 'trotamundos'. En su mochila futbolística registra una dilatada experiencia en ocho países diferentes. Además de jugar en su Japón natal, donde creció de la mano del Nagoya Grampus, ha jugado en prácticamente todos los continentes. Tras dar el salto a Europa junto al VVV-Venlo, daría paso a, quizás, el lugar donde lanzó su carrera por completo en 2009: en Rusia con el CSKA Moscú. Allí, tras el previo pago de seis millones de euros, perduró y brilló con luz propia durante cuatro años.

Esa brillante y exitosa carrera en zona rusa le permitió fichar por un gigante de Europa en horas bajas. El Milan aprovechó la carta de libertad de Honda en la búsqueda de dar un impulso a su estancado proyecto. Sin embargo, y pese a ser uno de los futbolistas 'rossoneri' que mejor rendimiento dio por aquel entonces (conquistó una Supercopa en 2016), finalizó su etapa para iniciar su exótica aventura.

Ampliar
REUTERS

Esta nueva ruta empezó con México y su firma con el Pachuca en 2017. Meses después, tras acumular 36 partidos, con la prolífica cifra de 13 goles y 8 asistencias, incluso de quedar 3º en el Mundial de Clubes, terminó su testeo para probar fortuna, esta vez, en Australia. Cambio radical de cultura, pasando a Oceanía con el Melbourne Victory. Tampoco se quedó corto en sus números durante el curso 2018-19, pero fueron humillados en las semifinales de Playoffs de la A-League por el Sidney FC (6-1).

De ese modo, y siguiendo la misma vía que en sus últimos equipos, acabó su contrato para, esta vez, llevar a cabo otro giro de 180 grados. En esta ocasión se embarcó hacia Brasil, con el Botafogo. Eso sin obviar un breve y corto regreso a Europa, a Países Bajos, con el Vitesse (apenas jugó cuatro encuentros). En el Brasileirao llegó como fichaje estrella, donde jugó durante el 2020. Allí registró 27 partidos, anotando tres goles. Hasta ahora, de vuelta al Viejo Continente, busca seguir haciendo historia de una forma peculiar para un jugador que, además, está a dos encuentros de ser centenario con la selección de Japón.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?