ENTREVISTA A DRENTHE

"No es cierto que volví al fútbol porque estaba arruinado"

Drenthe ha vuelto al fútbol español, nueve años después, para jugar en el Racing Murcia de Tercera División y habla para AS de su vida y su carrera.

Royston Drenthe (8-4-1987, 33 años, Róterdam, Países Bajos) ha vuelto nueve años después al fútbol español para ayudar al Racing Murcia, de Tercera División, a ascender. Su vida tiene muchas aristas y se ha escrito bastante sobre ella, y por eso AS ha querido entrevistarle para repasar los mejores episodios de su trayectoria personal y en el fútbol.

Me gustaría saber cómo surge la posibilidad de regresar a España y por qué fichaste por el Racing Murcia.

Yo estaba jugando en el Kozakken Boys, un club de la Tweede Divisie (similar a la Segunda B de España) de mi país, Holanda, y mi primo, Rajiv van La Parra (hermanastro de Wijnaldum), que vino a jugar al Logroñés en noviembre del año pasado (ahora milita en el Würzburger Kickers, de la Segunda Bundesliga de Alemania) me llamó para decirme que el agente que le trajo a España contactó con el dueño del Racing Murcia, Morris Pagniello, porque quería ficharme. Empezamos las negociaciones, llegamos a un acuerdo y aquí estoy.

¿Por cuánto tiempo has firmado?

Hasta final de temporada. A ver si conseguimos el objetivo de jugar el playoff y después ascender, y entonces a ver qué quiere el club y qué quiero yo.

¿Qué esperas conseguir en Murcia?

Yo soy un ganador, siempre lo he sido, y no he venido a pasar el rato, sino a poner todo de mi parte para ayudar al Racing Murcia a subir a Segunda División B.

¿Cuándo acabes esta etapa en Murcia quieres seguir en activo o esta es tu última experiencia en el fútbol?

Tal y como estoy ahora físicamente y cómo estoy jugando, creo que puedo dar mucho más en el fútbol. En abril cumpliré 34 años, quiero seguir en activo y voy a seguir cuidándome, porque no quiero retirarme todavía.

"El sentimiento que me inculcó mi padrastro y Mijatovic fueron decisivos para cumplir mi sueño de ir al Madrid"

Vayamos con tu carrera futbolística. Destacaste muy pronto en el Feyenoord, fuiste el mejor jugador de la Eurocopa Sub-21 que se celebró y ganó tu país, Holanda, en 2007 y el Madrid te contrató con sólo 20 años. ¿Cómo fue aquel fichaje?

Es verdad que me vino todo muy deprisa siendo muy joven y como gran postre, la llamada del mejor club del mundo, que yo ya lo suponía, pero cuando llegué, lo comprobé. Estar en el Real Madrid me ayudó a crecer como persona y como futbolista para mis siguientes etapas. Me hice un hombre. No voy a negar que hubo cosas negativas, pero me quedo con todas las positivas.

¿Por qué elegiste el Madrid?, porque me consta que tuviste otras importantes ofertas de grandes clubes de Europa…

A muchos de mis familiares les gustaba el Barça, pero mi padrastro, con el que yo tenía una gran relación, era muy del Madrid por Ronaldo Nazario y me fue inculcando ese sentimiento desde pequeño. Así que cuando llegó la oferta del Madrid años más tarde, no me lo pensé demasiado, además de que Mijatovic hizo mucho para que yo pudiera cumplir mi sueño de jugar en el Bernabéu.

Debutaste en la vuelta de la Supercopa de España ante el Sevilla, en el Bernabéu, con un golazo. ¿Cómo recuerdas aquel partido?

Estaba muy nervioso, tanto que no sabía que teníamos que ganar por dos goles de diferencia, porque el Madrid había perdido en la ida (1-0), en la que yo no jugué. En mi gol, que fue el 1-1, después de que Renato adelantara al Sevilla, le pegué con todas mis ganas, salí de un recorte y no me lo pensé. El balón cayó después de dar en el larguero y yo supe que había entrado porque vi a Raúl levantar los brazos. Salí corriendo a celebrarlo como un loco. Fue una gran manera de debutar, aunque podía haber sido mejor si hubiésemos conseguido el título (ganó el Sevilla en el Bernabéu 3-5).

Poco después de aquel partido, sufriste un aparatoso accidente de tráfico al chocar en la calle Alcalá con un coche de policía. Saliste ileso, pero ¿cómo te afectó aquello?

Es verdad que fue un gran susto, además sólo llevaba dos semanas en Madrid, pero no me afectó como para condicionar mi rendimiento en los entrenamientos y en los partidos. Es algo que le puede a pasar cualquier, y más siendo joven.

"¿Arrepentirme de mi estilo de vida en Madrid? Entonces era muy joven, he cambiado mucho"

Seguramente una gran parte de los aficionados del Madrid pensaron que ibas a dar muchas más alegrías al club, tras tu golazo y tu buen estreno en la Supercopa ante el Sevilla, pero lo cierto es que no llegaste a consolidarte ni con Schuster, ni con Juande Ramos, ni con Pellegrini y Mourinho fue el que te abrió la puerta a salir del Madrid. ¿Cómo lo explicas?

Yo creo que Schuster, Juande y Pellegrini sí confiaban en mí, lo que ocurre es que el Madrid es un club muy grande, con grandísimos jugadores y no todos cabíamos en el once. Incluso Mourinho, al principio de la pretemporada de 2010, cuando llegó, contó conmigo, pero un día antes de cerrarse el mercado de verano me llamó para decirme que me tenía que ir cedido, le pregunté por qué, y me contestó que era decisión de Valdano.

¿Crees que llegaste demasiado joven a un club tan grande como el Madrid?

No lo sé, es difícil decir cuándo es el mejor momento para llegar a un club tan grande como el Madrid. Cierto es que era muy joven, sólo tenía 20 años, pero llegó aquella maravillosa oportunidad e intenté manejarlo como pude.

En las tres temporadas que estuviste en el Madrid coincidiste con grandes estrellas. ¿Quién fue tu mejor amigo en el vestuario y quien te dio los mejores consejos?

Muchos me ayudaron, pero con Míchel Salgado, que era mi compañero de fútbol-tenis, tuve una gran relación, y también con Guti y Sneijder, que eran amigos dentro y fuera del vestuario.

Tu estilo de vida en Madrid dio mucho que hablar. ¿Te arrepientes de algo?

No lo sé, pero es que entonces tenía 20, 21, 22 años, y ahora tengo 33, y mi forma de pensar ha cambiado mucho.

"¿Si llegué muy pronto al Madrid? No lo sé, pero intenté manejarlo como pude"

¿Fuiste feliz en el Real Madrid?

Sí, en el club y en la ciudad. Yo me siento madridista y cuando voy a Madrid, no siento que estoy de vacaciones, que soy un extraño, conozco mucho la ciudad porque he crecido allí.

En 2010, el Madrid te cedió al Hércules y a partir de ahí jugaste en tres clubes diferentes de Inglaterra, después en Rusia, Turquía y al acabar la temporada 2015-16 en Emiratos Árabes anuncias que dejas el fútbol. ¿Por qué tomaste aquella decisión?

Porque había entrado en una etapa de mi vida en la que no era feliz en el fútbol, pero no por jugar, sino por ciertos aspectos que lo rodean. Tenía 29 años, pero era lo que sentía que debía hacer, necesitaba tiempo para mí, y después me di cuenta de que acerté en aquella decisión.

¿Qué hiciste en ese paréntesis?

Estar con mi familia en Holanda, con mis amigos, con la música… tener tiempo para mí como te he dicho.

¿Y qué te hizo cambiar de idea dos años después?, porque en 2018 jugaste en el Sparta de Róterdam y después en el Kozakken Boys…

Yo paré de jugar, pero había gente en mi país que quería que volviera. Henk Fraser, entrenador del Sparta de Róterdam y al que yo tuve en juveniles en el Feyenoord me llamó, me convenció para que me probara unos días y me sentí tan bien que decidí volver a jugar. Era empezar de nuevo y volver a sentir el fútbol.

"En 2016 anuncié que lo dejaba porque no estaba a gusto en el fútbol"

Se llegó a decir que volviste al fútbol porque te habías arruinado. ¿Es cierto que en los últimos años has tenido problemas económicos?

No es cierto que volviera al fútbol porque estuviese arruinado. En el Sparta de Róterdam mi sueldo no era poca cosa, pero sí normalito. Es verdad que he hecho cosas que no me han salido bien, pero no me he quedado con las manos cruzadas, cuando ha habido problemas, he intentado resolverlos.

¿Cuáles han sido tus mayores errores para que no hayas llegado más lejos en el fútbol?

¡Uf! Mira, una de las cosas de las que me arrepiento fue cuando estaba en el Everton y me dijeron que si quería seguir, tenía que bajarme el sueldo, y no acepté. Debí hacerlo, porque estaba en una gran etapa de mi vida futbolística y me hubiera ido mejor.

¿Tú crees que no se te ha respetado en el fútbol?

No lo sé, pero si uno ve lo que he hecho en el fútbol… No necesito que me digan lo bueno que soy, me da igual, pero se ha escrito y dicho mucho sobre mí sin conocerme. De hecho, hay gente que me dice ahora: ‘Roy, yo pensaba que eras un cabrón y un pijo y me he dado cuenta de que no es así’.

¿Qué es lo que más te ha dolido de todo lo que se ha dicho sobre ti?

Quizás cuando se han metido con mi familia.

"En abril cumpliré 34 años y voy a seguir cuidándome, porque no quiero retirarme todavía"

Hablando de la familia, ¿cómo es ser padre de siete hijos?

Intento tener una relación muy estrecha con todos, aunque sean de cuatro madres diferentes, y entre ellos se conocen, saben que son hermanos y me he preocupado de todos desde el primer día. Tres ya son relativamente mayores, con 12, 11 y 10, y habló con ellos muy a menudo. Con los más pequeños cada vez que puedo los veo, pero se me hace difícil no estar más con ellos.

Eres aún joven, sólo tienes 33 años, pero ¿qué esperas de la vida?

Quiero seguir aprendiendo y mejorar como persona. Quiero ser un buen padre y ayudar a la gente cuando me alguien me lo pida.

¿Qué planes tienes cuando te retires del fútbol?

No lo sé aún. Quizás me saque el título de entrenador, pero ahora mismo no sé si es lo que quiero en el futuro.

Muchas gracias por atender a AS.

A vosotros.