GETAFE

Míchel es el principal favorito para sustituir a Bordalás

Destituir al entrenador alicantino costaría casi tres millones de euros al club madrileño. Míchel ya relevó a Víctor Muñoz hace 12 años y evitó el descenso azulón.

Míchel es el entrenador elegido por Ángel Torres para sustituir a Bordalás.
Getty Images

José Bordalás está sentenciado. Ángel Torres ha perdido la confianza en él y sólo la reticencia del presidente a cesar entrenadores y el tener que indemnizar al entrenador alicantino prolongan la agonía. Míchel es el primer candidato para sustituirle. Sería la vuelta del técnico al banquillo azulón, pues hace doce años el madrileño reemplazó a Víctor Muñoz y el Getafe evitó el descenso. Entonces sólo quedaban cinco jornadas para el final del campeonato, ahora quedan catorce, mucho más margen para cambiar.

Destituir a Bordalás le costaría casi tres millones de euros al club y eso ha sido un factor decisivo en la paciencia del presidente. Pero esta se ha agotado y es difícil que le mantenga en el cargo hasta el próximo sábado, cuando el Getafe recibe al Valencia. Los dos próximos partidos son decisivos, con rivales directos por la permanencia. Torres debe decidir si se la juega con Bordalás o busca un revulsivo inmediato.

En lo deportivo, el Getafe lleva seis jornadas sin ganar, cinco sin hacer un gol y muchos partidos sin apenas generar ocasiones. Bordalás ha cambiado el sistema en tres oportunidades y es obvio que no da con la tecla. El capitán, Djené, admitió tras el partido del Betis que el equipo había "perdido su identidad".

Al margen de los malos resultados y las pésimas sensaciones que transmite el Getafe, la imagen del equipo y del técnico, perdido en enfrentamientos extrafutbolísticos con el rival y hasta con el propio club, han desgastado del todo el crédito de Bordalás.

Su insistencia en fichar talento con Aleñá y Kubo para que ahora sean suplentes ahonda la herida. Sólo Ángel Torres sabe lo que pasará en las próximas horas. Hace un año, el Getafe hacía historia eliminando al Ajax y Bordalás se consagraba como uno de los mitos del club. Después de aquella hazaña todo ha ido cuesta abajo en el Coliseum y el alicantino ha agotado su crédito en doce meses nefastos.