REAL MADRID

La generación perdida

Con la marcha de Odegaard al Arsenal, otros diez jóvenes con un porvenir llamativo en el el club, se vieron abocados a dejar Valdebebas debido a la escasez de minutos.

Odegaard ha sido el último jugador joven en abandonar el Madrid en busca de minutos.
Stuart MacFarlane Arsenal FC via Getty Images

Martin Odegaard no aguantó más. No tener ni un solo minuto de juego en el encuentro que disputó el Madrid en la pasada Supercopa de España fue la gota que colmó el vaso. A su regreso a la capital madrileña solicitó salir cedido para tener minutos. En el fondo subyace una profunda decepción. Había llegado en verano por expresa petición de Zidane. Comenzó siendo titular los dos primeros partidos… pero luego la nada. Entre lesiones, sufrió un parón por COVD-19, su estado en la plantilla en la que no terminaba de arrancar y una situación límite que explotó en el primer encuentro del año: el 2 de enero se medían el Madrid y el Celta en Valdebebas. A falta de seis minutos para el final del encuentro, Zidane dio entrada al noruego, pero hubo una jugada que enfadó al entrenador blanco, que abroncó al joven noruego: éste llegó tarde a la presión en el centro del campo y al repliegue defensivo provocando que el conjunto gallego tuviese una buena oportunidad en el último minuto. Esa fue la última puntilla. El gesto definitivo de su ruptura fue hacerle salir a entrenar en solitario una vez concluido el partido de la Supercopa ante el Athletic. En total, Odegaard, ha jugado 367 minutos en nueve encuentros entre Liga y Champions…

Ahora llega al Arsenal, donde milita Dani Ceballos. Fichado como prometedor jugador joven debido a su gran temporada en el Betis en el verano de 2017, apenas ha diputado 1.077 minutos bajo las órdenes de Zidane… Ese tiempo lo hizo en 25 partidos, con una quinta parte (cinco), jugando los 90 minutos. El regreso del entrenador francés en 2019 motivó que pidiera continuar una campaña más cedido. Luka Jovic es otro de estos casos: el delantero serbio apenas marcó dos goles en una campaña y media como jugador del Madrid (32 partidos con 1.014 minutos jugados). En apenas tres intervenciones con el Eintracht ya ha marcado tres goles...

Pero Odegaard, Ceballos y Jovic no son los únicos jugadores jóvenes que han tenido que salir del Madrid para demostrar su valía. Desde que Zidane llegó en enero de 2016, hasta ocho jóvenes jugadores más que, por unos u otros motivos, han salido de la entidad madridista para foguearse y hacer la mili en otros equipos. Prácticamente es un equipo de fútbol. La gran mayoría incluso, jugaron bajo sus órdenes en el Castilla...

Marcos Llorente: tras cuajar una gran temporada (2015-16) en las filas del Castilla, aunque fuese convocado en alguna ocasión con el primer equipo, se marchó al Alavés, donde en su primera campaña completa en Primera sobresalió. Regresó al Madrid, donde participó en 20 encuentros (1.063 minutos, con siete partidos completos entre Liga y Copa). La campaña (2018-19), en la que apenas jugó con Lopetegui y Solari acabó por hartarle. Pese a ser nombrado Mejor Jugador de la Final del Mundial de Clubes, el regreso de Zidane le hizo pensar en marcharse: jugó tres encuentros en el regreso de Zidane en los 11 últimos partidos de los blancos. Tras decirle el francés que no contaba con él, fichó por el Atlético de Madrid a cambio de 40 millones de euros… Jugó 1.322 minutos en 23 encuentros con el técnico francés.

Achraf: El lateral hispano-marroquí se salió en sus dos campañas cedido en las filas del Borussia Dortmund: se convirtió en uno de los mejores jugadores en su puesto. Incluso Zidane contaba con él para engrosar la plantilla blanca, pero la idea que tenía el entrenador francés era que Carvajal era su lateral derecho titular. Además, y como el propio entrenador adujo en la explicación que dio para señalar la salida del defensor “en este club hay cuestiones deportivas y cuestiones económicas”. Las deportivas hacían referencia a lo anteriormente señalado (jugó 17 partidos, 1.315 minutos, con dos goles marcados y una asistencia). Las cuestiones económicas son los 40 millones que recibió el Madrid del Inter de Milán por hacerse con los servicios del canterano blanco… Pero el futuro del lateral apunta a un posible regreso a la disciplina de Valdebebas.

Theo Hernández: Fichado del Atlético de Madrid tras una campaña gloriosa en el Alavés, nunca acabó de adaptarse a lo que le pedía Zidane. Tras una cesión a la Real Sociedad, el Milán le fichó en el verano de 2019 por 20 millones de euros. Ha sido en las filas del conjunto rossonero donde ha vuelto al nivel que mostró en el Alavés: incluso su valor de mercado de ha revalorizado al pasar de 15 a 50 millones según la valoración que muestra Transfermarkt. Bajo el entrenador francés disputó 23 partidos (1.648 minutos), con tres asistencias dadas.

Reguilón: Un caso parecido al de Achraf, pero no entendible por los aficionados madridistas que ven cómo podía estar en la plantilla blanca. El lateral, que explotó con Solari en la temporada 2018-19, se vio obligado a salir en el verano de 2019 rumbo a Sevilla primero, y al Tottenham por petición expresa del técnico spur José Mourinho. Con Solari disputó 19 encuentros (más otros 30 en el Castilla donde había vuelto tras explotar en las filas del Logroñés), pero la llegada de Zidane en marzo de 2019 hizo que en el tramo final de la campaña apenas jugase dos encuentros (180 minutos). El Tottenham lo fichó en el verano de 2019 por 30 millones más cinco en variables… y con una condición: el Madrid lo puede recuperar en los dos primeros años (2021 y 2022), pagando 40 millones por el lateral.

Vallejo: Fichado como emergente central y capitán de la Selección española Sub-21, el defensa maño apenas tuvo oportunidades para hacerse valer debido a la calidad de los zagueros del conjunto blanco: Ramos, Varane, Nacho, posteriormente Militao… Aún así jugó 16 partidos con Zidane (1.313 minutos) y un gol anotado. Juega cedido en el Granada, pero todavía sigue perteneciendo a la disciplina blanca.

Odriozola: Es el único caso de jugador que salió y regresó por el momento y sigue en el Madrid. Fichado en el verano de 2018 como relevo de Carvajal al ser una de las grandes revelaciones de la Liga siendo el lateral diestro de la Real Sociedad, apenas tuvo repercusión como jugador del Real Madrid. Zidane dejó de contar con él tras considerar el entrenador francés que había cometido dos graves errores: el primero, en el debut liguero de los blancos de la campaña 2019-20: momentos antes de llegar al descanso, el lateral perdió un balón en las cercanías del área de Courtois que acabó en gol. Una posición ilegal de un jugador celeste señalada por el VAR anuló el tanto. El segundo aconteció jornadas después, en Mallorca: el Madrid cayó 1-0 provocando un seísmo importante en las estructuras del club: el gol llegó por su banda y además, cometió una dura entrada contando ya con una amarilla, siendo expulsado. Acabó marchándose cedido al Bayern de Múnich en el mercado invernal de 2020. Allí ganaría la Bundesliga, la Champions y la Copa alemana. Podría ser de la partida ante el Levante al ser el único lateral derecho que queda en la plantilla. 

Mención aparte merecen Kubo y Brahim. Zidane cuenta con los dos jóvenes, pero ambos eran conscientes de que necesitaban una campaña donde coger experiencia. El primero, tras elegir el Villarreal y apenas jugar, ha cambiado en este mercado invernal la localidad castellonense por el Getafe, donde Bordalás ya le ha dado galones de mando y él se ha encargado de aprovechar esta nueva oportunidad tras haber brillado en las filas del Mallorca. Brahim también está despuntando en las filas del Milán, donde ya ha participado en 25 encuentros, con cuatro goles anotados y tres asistencias dadas.