CHELSEA

Piazón desvela el infierno de los cedidos del Chelsea: "Solo eran negocios..."

El futbolista brasileño, de cesión en cesión y sin ninguna oportunidad de consolidarse en el primer equipo, fue muy crítico con la política del club".

Piazón desvela el infierno de los cedidos del Chelsea: "Solo eran negocios..."
ADAM HOLT Action Images via Reuters

16 años tenía Lucas Piazón cuando el Chelsea pagó 7,5 millones de euros para hacerse con sus servicios. El talentoso futbolista había brillado con las categorías inferiores de Brasil y apuntaba a la próxima estrella mundial. Incluso le comparaban con Kaká, con el que también guardaba un parecido físico. Desde su llegada, solo ha completado una temporada completa en el club: la 2011-12, que pasó en el filial por su juventud. Ya en la 2012-13 recaló en el Málaga y así, una cesión tras otra, ha concluido su etapa en Stamford Bridge nueve años después. Una etapa oscura, en la que ha tenido que lidiar con muchísima presión, tal y como ha revelado el propio futbolista en una entrevista a Oh my Goal.

El Chelsea inició entonces una política de incorporar a decenas y decenas de futbolistas jóvenes y talentosos, buscando su crecimiento en calidad de cedidos. De ellos, la gran mayoría se han estancado por los continuos cambios de destino. Piazón quizás era el más prometedor de aquella camada. El jugador repasa así su año a año: "Cuando cumplí los 18 años me senté en el banquillo por primera vez con Villas-Boas. Terminó la temporada y ya no era él, sino Di Matteo. Me mantuvo en el primer equipo y entrenaba con ellos todos los días. Jugué dos partidos en septiembre, pero luego solo uno en diciembre... Después ya no era Di Matteo sino Benítez. Me fui cedido y cuando volví ya no estaba. Estaba José Mourinho, con el que no fue muy fácil tener una oportunidad".

"Voy a ser sincero. Volvíamos e íbamos a la pretemporada con el nuevo entrenador. Nuevos jugadores llegaban en verano. Siempre nos decían: 'Si lo haces bien, el entrenador puede mantenerte'. En el fondo sabíamos que no teníamos ninguna oportunidad porque estaban pagando mucho dinero por otros futbolistas y el club los usaría a ellos. Sabíamos que estaríamos allí durante tres, cuatro o cinco semanas y luego intentarían enviarnos cedidos de nuevo", explica Lucas Piazón en la entrevista.

Según su relato, los jugadores cedidos del Chelsea arrastraban un calvario, en el que se veían obligados a ofrecer su máximo rendimiento en el club al que salieran cedidos para tener una mínima oportunidad: "Al principio sentí que el Chelsea realmente me quería y que quería que lo hiciese bien y volviera. Pero después del tercer o cuarto préstamo, supe que tal vez solo se trataba de negocios. Fue como 'vas por el mundo, alguien te comprará y te alegrarás porque ya no vas a jugar aquí'".

Lo cierto es que Piazón, pese al relato que condena, nunca ofreció un rendimiento sobresaliente que le proclamase como nueva promesa mundial. Su mejor año lo firmó en la Eredivisie, vistiendo la camiseta del Vitesse, con la que firmó once goles y ocho asistencias en la 2013-14. Dio un paso más, al firmar por el Eintracht de Frankfurt. Ahí se esperaba su explosión definitiva, pero los dos goles y dos asistencias que cargó a sus espaldas no parecieron una cifra suficiente. "Cuando fui de Holanda a Alemania era un mundo completamente diferente. La forma en la que se jugaba en un sitio era totalmente distinta a la del otro. La forma en la que querían jugar, lo que quería de mí el entrenador en un lugar y en el otro... Me tomé mi tiempo para adaptarme y ajustarme a lo que quería mi equipo", rememora.

Cuando estás cedido, no hay paciencia

Lucas Piazón

Continuidad nula

Lucas Piazón ha ido de equipo en equipo sin llegarse a asentar nunca en ninguno de ellos. Eso, según su testimonio, le ha perjudicado y no le ha permitido encontrar regularidad: "Quizás si me hubiera quedado en Alemania hubiera hecho un mejor trabajo porque de primeras fue un gran cambio. Siempre que lo hay se necesita tiempo. Cuando estás cedido, no hay paciencia. La presión sobre ti para que actúes es enorme porque eres del Chelsea".

Al principio pensé que el Chelsea me quería

Lucas Piazón

Puede que sus mejores años los pasara en el Fulham, donde, esta vez sí, acumuló dos temporadas consecutivas. Entonces, él quiso quedarse, pero no pudo ser: "Estaba seguro que me quedaría. Me encantó el club y el grupo. En mi mente iba a ir allí definitivamente. Todavía no sé por qué no me quedé. Allí había otro cedido por el Chelsea: Thomas Kalas. Él tampoco siguió. Aún no sabemos si la oferta no fue suficiente o ni siquiera si existió esa oferta. Fue duro porque estuve ahí dos años y tuve una gran conexión con ellos y con la afición. Fue frustrante".