INGLATERRA

Abramovich busca 'alemanizar' al Chelsea

Nagelsmann, Rangnick, Tuchel e incluso Hasenhüttl forman parte de la terna de candidatos al banquillo 'blue'. Seguir los pasos del Liverpool de Klopp, el objetivo.

Abramovich busca 'alemanizar' al Chelsea

A principios de diciembre, el puzle del Chelsea supersónico que Lampard tenía entre manos no estaba completo, pero daba los pasos correctos. Después de once jornadas, los londinenses marchaban en tercera posición con 22 puntos en dura pugna con Tottenham y Liverpool, líderes con 24. Mes y medio después, el liderato está a más de tres partidos de distancia, a 11 puntos, la distancia que le separa del United. Una octava posición y una sensación de duda instalada que no van acorde a los casi 250 millones de euros invertidos en verano.

Sin embargo, no son los resultados la mayor de las preocupaciones, si no una falta de identidad peligrosa que hace que en la parte noble del club ya se barajen opciones, como bien resalta 'The Athletic'. Y en esta búsqueda de identidad, este medio apunta en dirección a un país en concreto, Alemania. Roman Abramovich confía en Lampard, pero hay reservas y el éxito de la horda de técnicos teutones en el fútbol moderno llaman la atención, y mucho, en las oficinas de Stamford Bridge. Julian Nagelsmann, Ralph Rangnick, Thomas Tuchel o Ralph Hasenhüttl aparece en las quinielas que desvela este medio.

La querencia por un entrenador alemán no es casual y menos en un grande la Premier League, pues el precedente sentado por Jurgen Klopp difícilmente podría haber resultado más exitoso. Ya no solo por los extras que le ha aportado al palmarés del Liverpool, si no por haber logrado que estilo de juego de los Reds sea reconocible y sea una extensión del ideario táctico de su técnico. En resumidas cuentas, esa identidad de la que adolece el Chelsea de Lampard. Klopp ha sido con los técnicos alemanes lo mismo que Guardiola fue con los españoles en su día o Mourinho con los portugueses. En Londres ya se sumaron a la corriente Mourinho al contratar a André Villas-Boas y ahora pretender sumarse a la moda Jurgen.

En busca del despertar de las estrellas

El curso pasado, Lampard manejó la patata caliente que suponía el equipo del que es leyenda. Sin opción a fichar, sanción mediante, utilizó la savia nueva de jóvenes como Tammy Abraham o Mason Mount para hacer las veces de medicina para posibles dolores de cabeza. El resultado se tradujo en éxito. Clasificados para la Champions, se lograba una base sólida a la que añadir las millonarias piezas que se cocinaban. Havertz, Werner, Chilwell, Ziyech y hasta un sustituto para Kepa (Mendy), acompañados de un Thiago Silva libre y con experiencia, completaban una receta que se presumía infalible.

Sin embargo, a pesar de los brotes verdes de comienzo de temporada, los resultados llegaban, pero se seguía encontrar un juego sólido con el que se identificase al equipo. Los esquemas bailaban y las dos grandes estrellas, Havertz (80 millones) y Werner (53), no brillaban. En esa inestabilidad empezaron a dejar de llegar los puntos y en mes y medio las dudas han ido in crescendo. En tanto que el rendimiento de Timo y Kai ha seguido la pendiente contraria. Alemanes y procedente de la Bundesliga, ambos, aquí entran en juego la terna de deseados que maneja 'The Athletic'.

Un gol y tres asistencias del ex del Leverkusen y cuatro y cinco para el ex Leipzig en la Premier. Bagaje insuficiente. Pero más allá de estadísticas está el sentir de que ni el uno ni el otro han encontrado acomodo en los esquemas de Lampard. Un técnico que ha intentado cambiar su dibujo y las posiciones de sus estrellas sin descubrir la pócima secreta. Como falso delantero, por detrás del '9' o escorado a una banda, el primero; como referencia o como extremo izquierdo el segundo, cada día más seco. Pero la tecla no ha sido pulsada.

La Bundesliga como bebida energética

De ahí que los Nagelsmann (el más deseado), Tuchel, Rangnick y Hasenhüttl entren en escena. Todos ellos tienen probada experiencia en la Bundesliga, la competición en la que Kai y Timo brillaron, además de compartir idioma con los citados protagonistas. Además, en todos los casos han logrado que sus equipos dibujen un estilo de juego reconocible. Nagelsmann es, a sus 33 años, el favorito por su éxito y variedad táctica. Rangnick fue el arquitecto que hizo que la maquinaria Red Bull funcionase a las mil maravillas. En el caso de Tuchel, se persigue su éxito del Dortmund y el Mainz 05 más que en París.

Mientras que el último del listado, Hassenhüttl, tiene un potente punto a favor: ya entrenó a Werner en el Leipzig antes de hacerse cargo del Southampton, donde también ha logrado que el equipo se impregne de su idea y es uno de los entrenadores del momento en la Premier. Así como ha mostrado en varias ocasiones su opinión acerca del uso que se hace de su otrora pupilo, a quien considera que no se le está manejando de la mejor de las maneras. Resucitar las fuertes inversiones del verano son la tarea principal que se encomienda a quien esté sentado en el banquillo blue. Si Lampard no puede, en el Chelsea parecen tener claro de dónde quieren que provenga su sucesor...