ALCOYANO-REAL MADRID

A la Copa sin rodaje

Los jugadores del Madrid que aguardan su oportunidad en el torneo del KO llegan a este momento de la temporada con menos minutos que la campaña pasada.

Víctor Chust, Isco, Altube, Arribas, Lunin, Vinicius y Marcelo en el banquillo del Real Madrid durante el partido de la jornada 10 de LaLiga Santander contra el Villarreal.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

La Copa es el torneo del KO para unos y el de las oportunidades para otros. Los jugadores con menos minutos ven esta competición la luz en medio de una temporada cuyo hábitat natural suele ser el banquillo o, cuando no, la grada. Claro ejemplo de ello en las últimas ediciones fue James, que independientemente de su situación en el equipo en cada momento, fue titular en todos los partidos de Copa mientras las lesiones no se lo impidieron mientras estuvo en el Madrid. Contra el Alcoyano llega la hora para quienes apenas lo han tenido hasta el momento. A los Lunin, Odriozola, Militao, Marcelo, Odegaard, Isco, Mariano y compañía les llega el turno de reivindicarse ante Zidane, pero afrontan el reto con el hándicap de llegar a la cita sin apenas rodaje.

La temporada pasada Zidane optó por un once híbrido ante Unionistas. Una elección cautelosa ante las peculiaridades del césped de las Pistas. Indiscutibles como Casemiro, Benzema o Carvajal compartieron titularidad junto a Areola, Nacho, Militao, Marcelo, Bale o el propio James. Casi todos (salvo Nacho, que sumaba 348’) llevaban, al menos, 400 minutos en sus piernas. Esta campaña hay seis jugadores que no llegan a esa cifra. Algunos, como Lunin y Odriozola, ni siquiera han jugado 90 minutos…

El ucraniano está ante su debut oficial con el Real Madrid después de dos años y medio ligado al club blanco y sucesivas cesiones a Leganés, Valladolid y Oviedo. Lunin sólo ha vestido la camiseta blanca en cuatro amistosos, tres en 2018 (Manchester United, Juventus y Milán) y uno en 2019 (Fenerbahçe). La temporada pasada, Areola llegó a la Copa con cuatro partidos y medio en sus guantes entre la gastroenteritis que sufrió Courtois, que este año lo ha jugado todo, y las oportunidades que le concedió Zidane.

Si Lunin llega inédito, Odriozola tampoco ha activado apenas el modo competición. El lateral únicamente ha jugado los 57 minutos que disputó antes de lesionarse contra el Valladolid y estar dos meses de baja. Volvió con Carvajal en la enfermería, pero ni aún así se ha hecho hueco en el equipo y se ha visto adelantado por Nacho y Lucas Vázquez en las preferencias de Zidane. El año pasado no llegó a jugar la Copa porque el mismo día del primer partido se hizo oficial su cesión al Bayern, a donde habiendo jugado 434 minutos.

La defensa es la línea donde el Madrid puede acusar más la falta de ritmo de competición. Salvo el lateral derecho, por diferentes contingencias, Zidane ha dado estabilidad a la zaga. Varane y Mendy son dos de los cuatro jugadores con más minutos y Ramos ha jugado el 70%. Marcelo, que ha perdido definitivamente el pulso con Mendy, llega con casi 300 minutos jugados menos y Militao apenas lleva 225’, cuando la temporada pasada ya sumaba 722. El único de los no habituales que llega con más minutos que hace un año es Nacho, que ha pasado de jugar 348 minutos a disputar 808. Ante las posibles ausencias de Ramos y Varane en el centro de la zaga, Chust puede aterrizar desde un Castilla que sólo ha disputado ocho jornadas y, entre el parón navideño y Filomena, lleva 38 días sin competición.

Un centro del campo consolidado

Si en defensa no hay más cambios que los obligados, el centro del campo se recita de carrerilla. Aunque Casemiro no ha sido tan imprescindible para Zidane como en temporadas preferentes, el brasileño, Modric y Kroos llevan más del 75% de los minutos. Desde que el paulista superó el coronavirus, han sido titulares en nueve de los últimos 12 partidos. Valverde sigue entrando en los planes de Zidane, pero después del mes que estuvo un mes de baja, sólo ha conseguido abrirse hueco entre los tres titanes en dos ocasiones, por sanción de Casemiro y unas molestias del croata.

Entre quienes tienen colgada la etiqueta de suplentes, Odegaard apenas ha jugado cinco minutos en los seis partidos tras recuperarse de su lesión. E Isco lleva 14 partidos sin ser titular y sólo ha disputado 372 minutos. El malagueño no ha alcanzado este año el estatus de jugador número 12 que solía ganarse con el avance de la temporada.

Volatilidad en los extremos

Los extremos han sido las posiciones más volátiles de Zidane. Donde introduce las variantes en el once y concentra las sustituciones en los partidos. Los minutos están repartidos. Lucas, Asensio y Vinicius superan los 1.000 y Rodrygo se quedó en 679 cuando se lesionó. Curiosamente, el que menos ha jugado es un titularísimo como Hazard. Entre unas cosas y otras, el belga no lleva ni la cuarta parte de los minutos (486’, el 21,6%). En punta, Mariano llega sextuplicando sus minutos respecto a hace un año, pero los 278 que lleva disputados no suponen ni la mitad de los 660’ que llevaba Jovic la semana pasada. La Copa pasa examen.