REAL MADRID

Mourinho pelea por Bale

El portugués es su mayor apoyo en el Tottenham. Respecto a la posibilidad de que se quede cuando finalice su cesión, fue claro: "No lo hemos discutido ni un minuto"

El futuro de Gareth Bale está más en el aire que nunca. Su situación en el Tottenham se ha enturbiado en los últimos días después de que el medio The Times informase que la directiva duda seriamente quedarse con él una vez finalice la cesión de un año que firmó con el Real Madrid. El equipo blanco esperaba que pudiese recuperar un nivel óptimo y sacar, por poca que fuese, rentabilidad en una hipotética venta, además de ahorrarse su ficha. Sin embargo, el rendimiento no está siendo el esperado por los dirigentes de los Spurs.

Mientras tanto, Bale ha encontrado en su entrenador, José Mourinho, un apoyo muy importante. El portugués lo defiende constantemente en rueda de prensa, consciente de que no ha tenido unos primeros meses de temporada sencillos. "Todo el mundo sabe cómo fueron sus últimas temporadas en Madrid. Vamos a ir paso a paso, tratando de sacar lo mejor de él", comentó a la prensa.

"Tenemos en cuenta que llegó lesionado y que, luego, volvió a lesionarse. Ahora, los partidos de Europa League le están ayudando a ponerse en condiciones. La fase de grupos de la Europa League tiene un nivel diferente a la Premier League, por eso no ha jugado muchos minutos en liga", reconoció Mourinho. Cabe destacar que Bale sólo ha disputado 160 minutos repartidos en cuatro partidos en la Premier, por 693 en seis de Europa League. En total ha marcado tres goles.

Respecto a la posibilidad de quedarse en el club una vez finalice su cesión, Mou fue claro con la situación. "Gareth es un jugador cedido hasta final de temporada. No ha habido ni un minuto de discusión. Claro que hablamos, el propio Gareth, el Real Madrid, el Tottenham... Pero os prometo que no lo hemos discutido ni un minuto", aseveró.

Este periódico ya informó que ni el entorno del jugador ni el propio Real Madrid descartan su regreso el próximo verano. Sería un golpe económico para el club blanco, que se vería obligado a pagarle los casi 40 millones de euros brutos de ficha que le corresponden en la temporada 2020-21.