INGLATERRA

Mourinho encuentra a su 'chico malo': Pierre-Emile Höjbjerg

El técnico portugués, en el 'All or nothing: Tottenham Hotspur', señalaba que tenía un "grupo de buenos chicos". El danés aporta la agresividad que echaba en falta.

Pierre-Emile Hojbjerg.
CATHERINE IVILL AFP

José Mourinho se convirtió, despido de Pochettino mediante, en el actor principal del 'All or nothing: Tottenham Hotspur'. En el documental podemos encontrar toda una suerte de anécdotas y cruces dialécticos destacables: Dele Alli, Danny Rose... Sin embargo, hay una frase que define a la perfección el sentir que tenía el técnico portugués para con su recién estrenado, en ese momento, equipo. Como "un grupo de buenos chicos", calificaba a sus jugadores. Pero él pretendía que, "durante 90 minutos", fueran "un puñado de cab...". Chicos malos, vaya, suavizando lo que esconden los puntos suspensivos. Pues bien, en un Tottenham donde los focos se los llevan otros (Karry Kane, Heung-Min Son, Gareth Bale...), hay un jugador llegado este verano que es uno de los mayores culpables de este 'ensuciado' de cara al que se ha sometido el conjunto Spur: Pierre-Emile Höjbjerg.

El centrocampista danés representa el hambre por el fin sin importar demasiado los medios que Mou pretendía inculcar a sus chicos ("esto va de ser feliz con el resultado final", señalaba el de Setúbal en uno de los capítulos) en las charlas que el documental alumbra. "Queremos que sea desagradable jugar contra nosotros", decía Höjberg en su etapa en el Southampton a Martin Keown, leyenda del Arsenal. De esas palabras se extrae el tipo de jugador que es el de Copenhague: ganar, ganar y volver a ganar, que diría Luis Aragonés.

El otrora capitán de los Saints consideró que su etapa en Southampton había llegado a su fin y rechazó renovar, hecho que le costaría el brazalete. De esta manera, comenzó una puja por hacer con sus servicios, entre City y Tottenham principalmente, que acabarían ganando los londinenses, 17 millones de euros mediante. Keown, ahora colaborador del Daily Mail, desgrana el comienzo de temporada del centrocampista, clave en la buena marcha del equipo.

El cambio les coloca entre la nobleza

Si el Tottenham pecaba de 'caballerosidad' en el pasado, ahora presentan una versión mucho más agresiva: acumulan 96 faltas más con Mou en sus primeros 34 encuentros dirigiendo al equipo que con Pochettino en sus 34 finales. En este cambio, Höjbjerg es fundamental: sexto jugador con más entradas realizadas en la Premier (24) y noveno en faltas cometidas (14). En ambas categorías lidera a unos Spurs que marcharían terceros de la Premier, tras Liverpool y City, si solo tuviéramos en cuenta los choques dirigidos por su ahora técnico.

Sin embargo, no sería justo para con el danés destacar solo su parte destructora, ya que el fútbol creativo del equipo pasa por sus botas. Sus 585 pases completados, y 659 intentados, le colocan a la cabeza de la competición, por delante de Michael Keane (Everton). Así como es el tercero en jugadas iniciadas que acaban en gol (11), tras Kevin de Bruyne y N´Golo Kanté (12). Llevar el mono de trabajo está reñido con la querencia por el balón, como bien demuestra un Höjberg que lo ha jugado, literalmente, todo.

Su papel destructor y constructor se enfrenta a una dura prueba, el Manchester City (DAZN, 18:30 horas). Los de Guardiola visitan el estadio Spur con la intención de revertir la mala situación liguera y acabar con la positiva racha de Mourinho y sus hombres: el Tottenham marcha segundo con 17 puntos, el City décimo con 12 (aunque con un partido menos). Fuera de los terrenos de juego, Mourinho ya aportado su dosis verbal, con respuesta de Pep, al encuentro, con Sterling como hilo conductor de su ataque. Dentro, será Höjbjerg, su chico malo, el que trate de cortocircuitar a los skyblue.