DEPORTIVO

El Depor, ante el reto del césped sintético: "Es un cambio radical"

José Luis Lemos, entrenador del Bergantiños, analiza las dificultades con las que se puede encontrar el equipo blanquiazul en el Reina Sofía contra Unionistas.

Entrenamiento del Deportivo en césped sintético
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

Aunque a veces se replique al tópico de la adaptación a Segunda B con que el fútbol es fútbol en cualquier división, esta afirmación tiene todos los matices imaginables. Por el ritmo y por el tipo de juego que se practica, pero también por condicionantes externos como el que se encontrará el Deportivo en el Reina Sofía de Salamanca en el duelo con Unionistas: el césped artificial. La falta de experiencia de la plantilla en la categoría de bronce hace que pocos jugadores deportivistas estén acostumbrados a esta superficie y José Luis Lemos, entrenador del Bergantiños, resume las dificultades que supone la adaptación con una sentencia que pone en alerta: "Es un cambio radical".

Lemos, que ahora planifica sus partidos para el campo carballés de As Eiroas, de hierba sintética, sabe lo que es estar al otro lado y tener que acostumbrarse en poco tiempo: "Se nota y cuesta adaptarse. Recuerdo en otros años en Tercera tener una alfombra y cuando nos tocaba jugar en artificial sufríamos mucho, sobre todo en los primeros minutos. Ya desde el calentamiento. No estás cómodo, el balón no rueda igual...".

El técnico gallego cree que jugar en este tipo de superficies obliga, casi siempre, a un fútbol más directo: "Se nota en los golpeos, en juego o a balón parado, en los apoyos, en la forma de correr de los jugadores... es difícil jugar a pocos toques, tener precisión o jugar al espacio. El bote es totalmente diferente, sobre todo en los balones largos, en las segundas jugadas. La pelota tarda más más en bajar, siempre está más dividida y hay más juego aéreo. Tienes que atacar el balón rápido porque bota muy alto".

La importancia del agua

Lo que no cambia con respecto a la hierba natural es que los equipos locales también puede tratar de influir en el estado del terreno de juego, algo de lo que Lemos se queja: "Es lamentable que en este tipo de superficies no se obligue a regar antes de los partidos. Porque si el césped sintético está seco, el balón es una saltarina".

No parece que las dimensiones vayan a ser un problema en el Reina Sofía, pero lo cierto es que Fernando Vázquez no quedó demasiado conforme con la única prueba de este verano en hierba artificial, precisamente en As Eiroas ante el Bergantiños (0-0): "Tenemos la experiencia este año de haber jugado en Carballo y no fue agradable ni positiva", dijo el de Castrofeito hace unos días, sensación que corrobora el propio Lemos.

Por eso, el entrenador blanquiazul ha querido que el Deportivo realice dos sesiones esta semana en O Monte, un campo de césped sintético que permitirá un principio de adaptación para los blanquiazules antes de la visita a Unionistas.