DEPORTIVO

El Deportivo necesita apurar la puesta a punto de Uche y Miku

El equipo blanquiazul ha mejorado cuando han entrado al campo, pero sólo acumulan 50 y 37 minutos, respectivamente. Vázquez quiere ir con calma en ambos casos.

Miku en el Compostela - Deportivo
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

El Deportivo no está mostrando en este inicio de temporada la superioridad que se le presupone al ambicioso proyecto para Segunda B. El equipo blanquiazul se está mostrando solvente en defensa, pero ha evidenciado graves problemas en la construcción del juego que tienen su origen en la falta de automatismos, pero también en la baja forma de piezas clave. En este sentido, el cuadro herculino necesita que dos jugadores como Miku y Uche Agbo se pongan a punto cuanto antes.

El nigeriano salió hace poco de una lesión de rodilla que ya le impidió terminar la temporada pasada. Mientras que el venezolano llevaba tiempo sin competir y también había arrastrado diferentes problemas físicos. Ambos están tratando de recuperar su mejor nivel físico a contrarreloj, pero de momento han sido suplentes en los dos primeros partidos. Miku ha disputado 37 minutos y Uche unos 50 que se antojan escasos para dos de los que están llamados a tener un papel decisivo en el equipo.

Porque, de hecho, en el poco tiempo que han estado sobre el verde sí han demostrado su influencia. Tanto ante el Salamanca como el domingo en el Vero Boquete, el Depor fue mejor con los dos jugadores sobre el verde. El centrocampista aporta calma en la salida de balón y libera a Álex Bergantiños, que aumenta sus prestaciones cuando lo tiene al lado. El delantero, por su parte, le dio oxígeno a los blanquiazules bajando a recibir y en el primer partido fue clave en la jugada del gol de la victoria.

Esperando a Celso Borges

La tercera pata de esta historia es otro futbolista que tampoco ha empezado la temporada en su mejor estado de forma, aunque en su caso sí esté siendo titular. Celso Borges también comenzó tarde su preparación y se le está viendo lento de reflejos e impreciso en el pase. Por su rápida mejoría, como por la de Uche y Miku, pasan buena parte de las esperanzas de que el Deportivo enderece el rumbo.