ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético sigue mostrando su poderío desde el banquillo

Carrasco marcó el cuarto gol de un suplente este curso, la mitad de los del equipo. La temporada pasada 20 de los 68 goles del Atleti fueron de los cambios.

Koke, Carrasco y Llorente celebran el gol del belga contra el Celta.
MIGUEL RIOPA AFP

Pocos equipos se han podido beneficiar más del paso de los tres a los cinco cambios durante los partidos que el Atlético. El equipo rojiblanco tiene un filón en sus suplentes, capaces de cambiar el guion de los encuentros saliendo en la segunda mitad y con la misión de suponer una revolución y un soplo de aire fresco para sus compañeros. 

Una tónica general que se explotó durante toda la temporada pasada, donde 20 de los 68 goles rojiblancos los consiguieron jugadores salidos desde el banquillo y que este curso ha empezado por el mismo camino. Simeone sabe que tiene una mina de oro en su banquillo, con muchas variantes que en muchos casos dificulta saber el estatus de varios jugadores entre suplentes y titulares. Pero además, el Cholo cuenta con especialistas para revolucionar los encuentros saliendo para medirse a zagueros rivales más cansados, como le ocurre con Correa, Llorente o Carrasco.

 El belga se estrenó como goleador esta temporada aprovechando el rebote del larguero tras un magnífico disparo de João Félix, otro jugador salido del banquillo, para sentenciar al Celta con un cabezazo sutil. En Balaídos el Atlético se reencontró con la victoria y también con el gol, después de haberse peleado con él en los encuentros frente al Huesca y el Villarreal. En la primera jornada había llegado el festival anotador con la victoria por 6-1 ante el Granada en un encuentro donde el banquillo rojiblanco volvió a mostrar su voracidad. Si el partido parecía sentenciado con los goles de Diego Costa, Correa y João Félix, entre Luis Suárez y Llorente acabaron de rematarlo. El uruguayo hizo sus dos primeros goles con la camiseta rojiblanca y dejó una gran asistencia a Llorente, que posteriormente se la devolvió. Un total de cuatro de los ocho goles conseguidos por jugadores suplentes.

Clave en Champions

Ahora, el Atlético regresa a la Champions, donde los jugadores salidos desde el banquillo fueron un pilar fundamental para alcanzar los cuartos de final y para tener opciones de eliminar al Leipzig (hicieron seis de los 13 goles del equipo en la competición). En la fase de grupos, Herrera puso las tablas en el partido contra la Juventus después de que los italianos se pusiesen 0-2, pero los rojiblancos acabaron consiguiendo rescatar un punto. También en el Wanda Metropolitano Morata haría el gol del triunfo contra el Bayer Leverkusen con un cabezazo saliendo desde el banquillo.

Pero su relevancia crecería aún más en las rondas eliminatorias. Contra el Liverpool los tres goles rojiblancos que dejaron un partido para la historia los hicieron suplentes. Llorente con su doblete y Morata con la sentencia para un 2-3 inolvidable para la parroquia rojiblanca. En cuartos la entrada de João Félix cambiaría la dinámica del equipo, llegando a empatar a través del propio jugador portugués desde el punto de penalti, aunque finalmente sería insuficiente para derrotar al Leipzig y avanzar a las semifinales. Un banquillo con el que juega Simeone y que es una pieza fundamental en los partidos, ya que en muchas ocasiones se atascan hasta la entrada de alguien que pueda revitalizar el ataque. Su fortaleza se pondrá a prueba en el Allianz Arena, el que puede ser el escenario más complicado del fútbol europeo en la actualidad. También lo era Anfield y los suplentes colchoneros consiguieron darle la vuelta con una noche mágica.