NEWCASTLE-MANCHESTER UNITED

Solskjaer siente la presión

"Los focos deben estar sobre mí, porque soy el entrenador y el responsable del equipo", asume el noruego en respuesta a las dudas alrededor de su figura.

Ole Gunnar Solskjaer.
Alex Livesey Getty Images

Ole Gunnar Solskjaer aterrizó en Old Trafford como la calma tras la tempestad provocada por José Mourinho. El portugués, a pesar de levantar trofeos como la Europa League, no cuajó en el United y sus desavenencias con ciertos jugadores acabaron por sacarle de Mánchester. Así llegaba el noruego, sin apenas experiencia en los banquillos, pero toda la del mundo en el Teatro de los Sueños. Héroe de la Champions de 1999 y con un carácter mucho más taimado que su homónimo de Setúbal, todo comenzó de forma idílica. Tanto, que se ganó la renovación y le quitó el 'interino' de su tarjeta de visita.

La segunda temporada, la primera completa, comenzó marcada por las dudas y con los Diablos Rojos menos diablos que en la época de Mourinho. Sin embargo, en enero llegó Bruno Fernandes y, con él, una racha imperiosa de resultados que volvieron a convertir a Solskjaer en el hombre idóneo para el banquillo mancuniano. Clasificados para la Champions, el verano prometía alegrías con una guinda, Sancho, que no ha llegado. Algunas piezas nuevas (Cavani, Telles) aún no han debutado y otras (Van de Beek) no han encontrado acomodo en el sistema. El titubeo inicial se vio azotado por la mayor bofetada sufrida en Old Trafford, incrementada, si cabe, por la presencia de Mourinho en el banquillo rival. El 1-6 al que el Tottenham sometió al United tambaleó, de nuevo, la confianza de afición y organigrama en el de Krinstiansund. Solskjaer se sabe en el disparadero y no tiene intención de repartir culpas.

"El foco debería estar sobre mí, porque yo soy el entrenador y el responsable del equipo", asumía nuestro protagonista en la previa del partido que enfrenta al United con el Newcastle este sábado (DAZN, 21:00 horas). El alambre no le es ajeno y conoce bien la casa, como deslizábamos anteriormente: "La pasada temporada también fue dura, jugamos nueve partidos y sólo ganamos un par de ellos, lo que fue complicado. Pero, si formas parte del Manchester United, ya sea como jugador o como staff técnico, estás acostumbrado a esto y debes ser fuerte mentalmente. Para mí, este es otro período para probar esto".

Calendario cuesta arriba

Nuestro protagonista, a pesar de saberse con la espada de Damocles cercana, se muestra optimista: "Todo gira en torno a estar centrados en el próximo partido, porque sé que somos capaces de lograr buenos resultados y subir en la tabla clasificatoria". El encuentro frente al Newcastle es la primera prueba de fuego para enterrar en el pasado el tenístico resultado ante los Spurs previo al parón. Las Hurracas deben servir para tomar aire para las turbulentas aguas que se avecinan. PSG (Champions), Chelsea, Leipzig (Champions), Arsenal, Basaksehir (Champions) y Everton son los siguientes rivales. Si el United sale vivo de semejante viaje, Solskjaer podrá dejar de aguantar la respiración. En caso contrario, la presión dejará de ser remota y se tornará de lo más real.