INGLATERRA

El trato de Solskjaer a Romero decepciona a sus jugadores

La situación del guardameta argentino, fuera de la lista de la Champions y sin haberle puesto su salida del equipo fácil, ha mermado la confianza en el noruego.

El trato de Solskjaer a Romero decepciona a sus jugadores

Todo eran luces y jolgorio cuando el Manchester United certificaba su vuelta a la Champions League al final de curso pasado, tras el impresionante esprín final liderado por Bruno Fernandes. Solskjaer contaba con el beneplácito de una afición que le tienen en el Olimpo de los ídolos tras su decisivo tanto en la histórica final de Liga de Campeones de 1999: el United remontó sobre la bocina al Bayern de Múnich gracias a su gol y al de Teddy Sheringham, ambos suplentes en la final. Amén de sus otros 125 tantos con los diablos rojos. Un United cansado de ver como los sueños de su Teatro formaban parte del pasado, ansiaba por la estabilidad de un proyecto ilusionante.

Así se afrontaba el mercado veraniego. Con un plus, el regreso de Dean Henderson. A pesar de la llegada de nombres como Cavani, Telles y Van de Beek, a la parroquia mancuniana le faltó el gran deseado: Jadon Sancho. La vuelta de Henderson, por su parte, suponía la competencia directa con De Gea y, por ende, la caída de Sergio Romero, habitual suplente, a un tercer plano. El 'no' fichaje del extremo inglés, junto a la debacle contra el Tottenham de Mourinho, sembró las dudas entre la afición. La pérdida de poder del argentino, entre la plantilla.

Y es que, Sergio Romero ha sido el fiel escudero de De Gea a lo largo de los años, sin hacer ruido y asumiendo su papel de portero copero. El internacional argentino es un gran compañero, por ello, no sentó bien en el seno de la plantilla que Solskjaer optase por el español en las semifinales de las pasadas FA Cup y Europa League, como bien informa ESPN. Aunque el hecho que ha cerrado el círculo de la molestia de los jugadores para con su entrenador ha sido la exclusión de Romero de la lista para la próxima Liga de Campeones. El preparador noruego ha optado por Lee Grant, de 37 años, como tercer guardameta, por detrás de los inamovibles De Gea y Henderson.

Esta última decisión ha sorprendido, más teniendo en cuenta las trabas puestas a la marcha del de Bernardo de Irigoyen este verano. El United estaba dispuesto a vender y el jugador quería salir. El Everton estaba interesado, para hacer las veces de recambio de garantías de Jordan Pickford. Pero desde las oficinas de Old Trafford se mostraron tajantes en el precio y no aceptaban menos de 10 millones de libras (unos 12 de euros al cambio, en estos momentos).

Parón hasta enero

La esposa de Romero estalló hace unos días contra el United y pedía que dejasen salir del laberinto a su marido. Ahora, nuestro protagonista se encuentra en Argentina, aprovechando el parón de selecciones, sabedor que su falta de minutos no le granjeará la oportunidad de optar a ser uno de los tres elegidos por Scaloni. Termina contrato en junio, aunque desde Mánchester tienen la opción de ampliar por un año extra. Sea como fuere, todo apunta a que, hasta enero, al menos, le será complicado ponerse los guantes en partido oficial. Veremos si Solskjaer cambia su decisión o desde el club se facilita su salida en la ventana invernal. De momento, la situación de Romero ya le supone un quebradero de cabeza importante.