ITALIA

"Pirlo, como Pep y Zizou"

'Tuttosport' abre con una entrevista a Lucescu, técnico del Dinamo de Kiev, en la que compara al nuevo técnico de la Juve con el español y el francés.

Andrea Pirlo.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Que Andrea Pirlo no es un entrenador debutante más salta a la vista. Desde que sentaba cátedra sobre cómo dirigir un equipo sobre el terreno de juego en su etapa como futbolista se vislumbraba en 'il Maestro' un potencial entrenador. Tras su retiro, su idea, y la del club, era formarse en el filial de la Juventus, como hicieron otros como Guardiola y Zidane, para luego dar el salto al primer equipo. Sin embargo, el despido de Maurizio Sarri aceleró su mili particular y Andrea se encontró con un papelón ante sí. Estrenarse como primer entrenador en la Vecchia Signora. Se unía, de esta manera, a la nutrida lista de exfutbolistas que se ponen al frente de los equipos en los que fueron leyenda. Una lista en la que destaca la pareja de nombres antes mencionada.

A ello hace referencia Mircea Lucescu, entrenador del Dinamo de Kiev, rival bianconero en la Champions, en una entrevista exclusiva para 'Tuttospot'. "Pirlo es como Pep y Zizou", afirma el rumano. Unas palabras que alumbran la portada del medio italiano de este viernes 9 de octubre. "Carisma y genio, es un fenómeno". Afirmaciones, estas, que vienen con conocimiento de causa. Y no sólo basadas en los dos partidos que lleva jugado el equipo a las órdenes de su nuevo técnico.

Portada de 'Tuttospot' del viernes, 9 de octubre de 2020.

No obstante, el ahora entrenador más veterano de la Champions League dio la alternativa a Pirlo mucho antes de hacer de 'Maestro'. Antes incluso de ser considerado 'estudiante'. El de Bucarest llamó a filas a Andrea cuando este tenía 15 años y era una de las estrellas de la cantera del Brescia, equipo que, por entonces, dirigía el veterano preparador. Su debut no llegaría hasta un año después, cuando Adelio Moro ya ocupaba el banquillo de La Leonessa y el por entonces mediapunta tenía 16 años y dos días (jugador más joven en debutar con el club).

Paralelismos

Algo vería Lucescu en el bisoño jugador para hacerle entrenar con los mayores siendo apenas un pipiolo. Un algo que también ha visto la directiva de la Juventus para entregarle las llaves de la Juventus con apenas 41 años. Por ello, su caso recuerda a Guardiola y Zidane. Dos entrenadores que se han hecho un nombre en los banquillos en Barcelona y Real Madrid, los equipos donde el primero creció y el segundo se retiró. Infinidad de títulos con la reinvención del fútbol de toque por parte de Pep contra la efectividad y la excelencia en la máxima competición europea de Zizou.

Dos jugadores que, como Pirlo, entendían el fútbol con el balón pegado a la bota y que, como técnicos, también han apostado por él. Más un Guardiola que ha hecho de la posesión su identidad. Menos un Zidane que ha convertido lo que un día fue una apisonadora en una máquina solvente muy difícil de derribar. Ambos hicieron como el César. 'Vini, vidi, vici'. Llegaron, vieron y vencieron en sus primeras pinceladas como entrenador.

Ahora, Pirlo, quiere seguir sus pasos en el país que pateó el autor de tan célebre frase. De momento, todo marcha y tiene el beneplácito de directiva, afición y del propio Cristiano. Su apuesta por el fútbol ofensivo gusta, se plantea incluso utilizar cinco delanteros llegada la ocasión. El 4-4-2 de Sarri ha pasado a mejor vida y ha instaurado un 3-4-3 que alumbra la mejor versión de unos carrileros mucho más extremos que laterales. Danilo, exjugador del City al que ha reinventado, es su nexo de unión con Guardiola, modelo del cual bebe el de Flero. De Zidane posee su arma más poderosa, un Cristiano Ronaldo que ligó su nombre, el del Madrid y el del propio Zinedine a la Champions League y que, tras su aterrizaje en Turín, anda peleado con la Orejona. El astro portugués tiene ahora a su Zidane particular. En 19944, Lucescu vio algo y 16 años después lo ha vuelto a ver. En su día no se equivocó, veremos si en esta ocasión vuelve a estar acertado. Pirlo, por su parte, tiene la senda marcada.