LIGUE 1

Las diez mayores promesas en la vuelta al fútbol de la Ligue 1

El campeonato francés arranca hoy tras cinco meses de ausencia y hoy te presentamos a diez jugadores jóvenes que debes seguir en la Ligue 1.

0
Diallo, Camavinga y Guimarâes

El fútbol francés abre el telón hoy a las 19.00 con un derbi del Atlántico. Nantes y Burdeos inaugurarán la temporada de la Ligue 1 en un año atípico por culpa del coronavirus. Francia fue la única de las cinco grandes ligas que decidió parar de forma definitiva en abril y será la primera que vuelva en agosto. En el presente artículo, te presentamos a las diez mayores promesas de la primera división del fútbol francés.

1. Eduardo Camavinga (Rennes)

La irrupción de Eduardo Camavinga en el fútbol francés es una de las más espectaculares que jamás se recuerden. Con tan solo 16 años, el mediocentro se convirtió en uno de los mejores jugadores de la pasada Ligue 1. Su exhibición contra el PSG en agosto de 2019, con asistencia incluida, suscitaron el interés de los mejores equipos de Europa. No obstante, el coronavirus ha provocado que el franco-angoleño siga una temporada más en la Ligue 1, a pesar del fuerte interés del Real Madrid.

Poderoso en la conducción, fuerte en los duelos defensivos y con una gran capacidad para batir líneas, Camavinga es uno de los centrocampistas más completos del fútbol francés. Es diferencial en ataque y en defensa y se convirtió en el jugador con mayor porcentaje de tackles con éxito de la pasada Ligue 1. A pesar de sus 17 años, posee una sangre fría para salir de situaciones límite que hacen parecer que lleva diez años en la élite. Ésta será su segunda temporada completa en el Rennes en la que será su consagración definitiva en la primera división del fútbol galo.

2. Bruno Guimarâes (Olympique Lyon)

Con tan solo 22 años, Bruno Guimarâes fue en uno de los fichajes más caros de la historia del Lyon. El Atlético de Madrid tenía un derecho de tanteo sobre el mediocentro, pero finalmente, la insistencia de Juninho Pernambucano en hacerse con sus servicios le llevaron a fichar por el conjunto del Ródano. En apenas un mes, el ex del Paranaense se hizo el amo y señor del centro del campo del Olympique de Lyon.

Una de las características que mejor definen a Guimaraes es que siempre encuentra los espacios libres. Además de tener una extraordinaria visión de juego, el internacional Sub23 con Brasil está en constante movimiento para zafarse de su par. Esa intensidad con la que se mueve, unido a un pase al primer toque diferencial, le han dado al Lyon un salto cualitativo enorme en el medio. Con el centrocampista en el campo, los de Rudi García pudieron llegar a la final de la Copa de la Liga, además de eliminar a la Juventus en los octavos de final de la Champions League. Estamos ante uno de los jugadores con mayor proyección del fútbol brasileño y que no tardará en asentarse en la caraninha.

3. Rayan Aït-Nouri (Angers)

La irrupción de Aït-Nouri en su primera temporada en el fútbol francés fue tal que Jorge Mendes, anonadado ante su potencial, no tardó ni un segundo en coger un avión a Francia para hacerse con la representación del lateral izquierdo del Angers. Con tan solo 18 años, el internacional Sub17 con Francia se bautizó como una de las revelaciones de la pasada Ligue 1. Su incidencia en el equipo de Stéphane Moulin, incorporándose constantemente al ataque, fueron uno de los bastiones de "Les Angevins" la temporada pasada.

Aunque todavía no ha habido una oferta formal por el lateral, en Francia hablan de que su precio de salida rondaría los 30 millones de euros. Desde Angers son conscientes de que no estamos ante un lateral izquierdo típico, pues a pesar de su corta edad, su impacto en la Ligue 1 ha sido inmediato. Cierto es que no es un virtuoso con la pelota, siendo el apartado técnico una de sus asignaturas pendientes, pero la intensidad con la que sube la banda, unido a una potencia en el uno contra uno desmedida, presagian que estamos ante el que puede ser el próximo lateral izquierdo de la selección francesa.

4. Ibrahima Diallo (Brest)

El Brest se convirtió la temporada pasada en uno de los equipos que mejor fútbol practicaron de la Ligue 1. No es común ver a un equipo en el país vecino que haga juego de posición y menos que sea atrevido contra cualquier rival. El PSG lo vivió en sus propias carnes y, aunque los parisinos vencieron 1-2 en Bretaña, sufrieron bastante para llevarse los tres puntos. En aquel encuentro destacó Ibrahima Diallo, que realizó una temporada excelsa por rendimiento.

El hermano pequeño de Abdou Diallo (PSG) salió muy joven de la cantera del Mónaco en busca de minutos. Tras una campaña muy regular en la Ligue 2, el centrocampista se erigió en la Ligue 1 como un mediocentro total. No solo tiene habilidad técnica para superar líneas en conducción desde zonas muy lejanas, sino que también ha demostrado tener una capacidad de llegada en campo rival muy productiva para el Brest. Diallo es lo que se podría considerar un centrocampista mixto. Puede jugar en la base muy cerca de los centrales gracias a su buen pase vertical y también puede llegar en segunda línea por sorpresa, ya que dispone de una habilidad extraordinaria para detectar los espacios libres. Aunque se le ha relacionado con clubes como el Sevilla, el coronavirus ha provocado que el ex del Mónaco siga una temporada más en la primera división del fútbol francés.

5. Wesley Fofana (Saint-Étienne)

En agosto de 2019, William Saliba se convertía en la venta más cara de la historia del Saint-Étienne. El Arsenal desembolsó 30 millones de euros para hacerse con los servicios de uno de los centrales con más futuro del fútbol europeo, dejándole una temporada más cedido en Les Verts. Antes de su vuelta a los Gunners, el Saint-Étienne formó y preparó a Wesley Fofana como su sucesor, convirtiéndose en un central de garantías para el equipo de Claude Puel.

Campeón de la Copa Gambardella en 2018 con el Saint-Étienne actuando de mediocentro, Fofana tuvo que reconvertirse en central debido a los continuos problemas musculares de Saliba la temporada pasada. Su rendimiento fue inmediato, asumiendo un liderazgo impropio en un jugador de su edad y augurando que estamos ante otro central de la interminable factoría de defensas que produce la Ligue 1. Una de las características que más llaman la atención de Fofana es que va con todo a los duelos. No le importa el jugador que tenga delante ni tampoco si es una situación límite, ya que tiene un don para ir al suelo en los duelos individuales. Su exhibición contra el PSG en la final de la Copa de Francia el 24 de julio, manteniendo vivos a los de Puel con un jugador menos, fueron su consagración definitiva en el fútbol francés. Esta temporada, Fofana deberá demostrar que no le pesa ser el jerarca de la defensa del que todavía es el equipo con más ligas de Francia (10).

6. Maxence Caqueret

En un verano crítico para el Lyon por no haberse clasificado a competición europea por primera vez en 24 años y por haberse visto obligado a vender a varias de las mayores joyas de la cantera (Gouiri, Kalulu, Solet), la irrupción de Maxence Caqueret ha supuesto un hilo de esperanza dentro de una temporada atípica, a pesar de haber alcanzado las semifinales de la Copa de Europa.

El mediocentro de 20 años rompe con todos los patrones del centrocampista francés, acostumbrados a ser jugadores altos, erguidos, físicos y con una capacidad ostentosa para brillar en partidos de ida y vuelta. Caqueret es la elegancia personificada, la astucia, el dominio de los tiempos, la rapidez para girar sobre sí mismo y el saber detectar siempre el espacio libre. Su dominio de la técnica le ha permitido asentarse en un centro del campo repleto de jugadores de mucha calidad con balón, tales como Aouar y Guimarâes. La presente temporada se anticipa como decisiva para Caqueret, ya que asumirá muchos galones en uno de los equipos más laureados del fútbol francés

7. Adil Aouchiche (Saint-Étienne)

Tras negarse a firmar su primer contrato profesional con el PSG, Adil Aouchiche se convirtió en el fichaje estrella del verano para el Saint-Étienne. Les Verts incorporaron a un mediapunta de mucha calidad y con una facilidad primorosa para marcar goles llegando por sorpresa. La llamada de Claude Puel al jugador, convenciéndole de ser un pilar fundamental en su proyecto en el Loira, fue decisiva para que finalmente el cotizado canterano del PSG acabara decantando la balanza en favor del equipo del Ródano.

Máximo goleador del Europeo Sub17 de 2019, batiendo el récord de goles (9), Aouchiche es un cuchillo cerca del área. Suele actuar con libertad por detrás del delantero y la característica que mejor le define es el magnífico control orientado que tiene. Siempre posiciona el balón hacia el lugar correcto y eso le permite ser un jugador que marca las diferencias en situaciones con pocos espacios. Al Saint-Étienne le faltaba un jugador de su calidad en la línea de tres cuartos y el exjugador del PSG tendrá que asumir a sus 17 años las riendas del ataque de su nuevo equipo.

8. Hachim Boudaoui (OGC Nice)

La llegada de Bouadoui al Niza la temporada pasada fue una sorpresa. El equipo que dirige Patrick Vieira tenía completo el cupo de centrocampistas y el argelino, que venía de proclamarse campeón de la Copa África, tardó mucho en asentarse en el conjunto de las águilas. No obstante, fue el exjugador del Arsenal el que vio en Boudaoui características para reconvertirse en extremo derecho, teniendo el cambio táctico un impacto inmediato en el Niza.

A pesar del fichaje de Rony Lopes para suplir a Adam Ounas, Hachim Boudaoui tiene muchas papeletas para seguir siendo el extremo derecho titular del Niza esta temporada. Atesora una fantástica conducción pegada al pie que le permite castigar al equipo rival por dentro y también posee una técnica exquisita para los centros laterales. También es un jugador con una gran capacidad defensiva, lo que le llevó a fortalecer la solidez defensiva del Niza, que acabó la Ligue 1 como quinto clasificado, consiguiendo acceder de forma directa a la Europa League.

9. Boubacar Kamará (Marsella)

La llegada de André Villas-Boas le permitió a Boubacar Kamará explotar definitivamente en el fútbol francés. Considerado como un jugador al que le faltaba carácter, el técnico portugués vio en el central potencial para ser un mediocentro defensivo con mucho recorrido en la Ligue 1. El efecto del cambio táctico no solo fue inmediato, sino que permitió al Olympique de Marsella volver a la Champions League con un Kamará sobre el que se sustentaba la mayoría del equipo.

Como central, el internacional francés sub-21 probablemente no llegue nunca a ser uno de los mejores del mundo. Sin embargo, como pivote defensivo, Kamará permitió al OM ser uno de los equipos menos goleados de Francia y liberar a dos jugadores de la calidad de Rongier y Sanson en el medio. Sin ser un virtuoso, la tranquilidad que tiene para jugar el balón, su jerarquía táctica y, sobre todo, el trinomio que ha formado con Álvaro González y Caleta-Car fueron determinantes para que el OM volviera a codearse con los mejores equipos del fútbol francés.

10. Axel Disasi (Mónaco)

Tras muchos años de sinsabores en defensa, el Mónaco parece haber encontrado al jugador que llevaba buscando desde que ganó la Ligue 1 en 2017. Axel Disasi fue una de las grandes revelaciones la temporada pasada con el Stade Reims, bautizándose como un central contundente al corte y con una lectura para los duelos magnífica. Sin ser un jugador que destaque por la rapidez, la rotundidad y la determinación que ha mostrado con tan solo 21 años le han hecho fichar por un equipo que ha adolecido la falta de un central de su perfil en los últimos años.

La llegada de Disasi al Mónaco se entiende cómo una declaración de intenciones para solventar los problemas defensivos del equipo. Niko Kovac ha probado al ex del Reims como eje en una defensa de tres centrales y eso puede ser clave para jugar a campo abierto, ya que si en algo es donde no destaca el de Gónesse es en la velocidad, aunque ha sabido suplirlo con su brillante lectura de juego en los duelos defensivos. Si Disasi mantiene el nivel que mostró la temporada en Reims, estamos ante un jugador que puede convertirse en uno de los mejores defensas del fútbol francés.