SEVILLA - INTER

Castro: "Lo de '¿Otra vez? Sí, otra vez' viene por Michel Platini"

José Castro Carmona (Utrera, 1958) busca su cuarta Europa League desde que es presidente del Sevilla, cargo al que accedió en 2013.

El presidente del Sevilla José Castro busca su cuarta Europa League, sexta del club, desde que accedió al cargo en 2013. Echa en falta a los aficionados.
SFC / Alex Cobreti

¿Otra vez, señor Castro?

Sí, otra vez (risas). Esa frase viene de Michel Platini, la segunda o tercera vez que ganamos la Europa League seguida. El entonces presidente de la UEFA nos dio la Copa y un cuadro conmemorativo, y me preguntó abriendo las manos: ¿Otra vez? Y yo le respondí: Sí, otra vez. Fueron tres años consecutivos ganando esta competición, algo que no ha hecho nadie. Y ahí que se quedó la frase.

Faltará el sevillismo.

Les echaremos de menos, sí. Pero sé que nos animarán desde la distancia. El Sevilla es una gran empresa, de las más importantes de Andalucía, y además de crear riqueza también da mucha felicidad. El que estemos dando alegrías desde aquí a los aficionados es de lo que más orgulloso me siento, de generar esa fuerza en estos momentos tan complicados.

¿Qué sensaciones tiene en esta previa contra el Inter?

La estadística dice que cada vez que hemos llegado a cuartos, hemos ganado. Pero sabemos al equipo que nos enfrentamos. Es subcampeón de la liga italiana, un grande con muchísima historia. Eso sí, ellos juegan contra el rey de este torneo. Sólo podemos pensar en que el partido caiga de nuestro lado, con mucha ambición y mucho respeto por el rival.

Sería la ‘Sexta’. ¿No se cansan de ganar esta Copa?

Cómo vamos a perder las ganas de conquistar un trofeo que es nuestro, nuestra Copa. Aquella por la que más hemos soñado y trabajado. Tener la Sexta en casa nos haría enormemente felices. El tiempo dará la importancia que tienen a las tres últimas eliminatorias, contra tres grandes equipos, y a esta final ante el Inter. No, no nos cansamos de ganar la Europa League, de conseguir plata para nuestras vitrinas, porque somos insaciables.

Lo dice usted: después de tantas penurias...

Así es. Pero después de la pandemia hemos sido el mejor equipo en juego y en números, junto al Real Madrid. Hemos podido con el coronavirus, con el positivo de Gudelj... Y ya hemos llegado lo más lejos que pudimos llegar, a la final. Este grupo está con unas ganas y una unión impresionantes. Nos motiva mucho que sea nuestro Jesús Navas el que levante el título. La gente está tan metida en conseguir esto que es difícil que se nos escape. Pero, pase lo que pase, lo que disfrutamos los sevillistas para nosotros se nos queda.

¿Le duele la marcha de Banega?

Ahora estamos con Inter, Inter e Inter. Después habrá que hablar de muchas cosas, pero ahora no voy a permitir que nadie se aparte en esta entidad un ápice de lo que tenemos que hacer.

¿Le pregunto entonces por Del Nido y esa batalla accionarial?

Insisto: el tema institucional ahora mismo es Inter, Inter, Inter y ganar, ganar y ganar. Algo tendrá este Sevilla que es capaz de conseguir tantas cosas. La plantilla, los técnicos y los empleados de la entidad, todos trabajan al 140 por ciento. Que el 95,8 por ciento de nuestros abonados haya querido dejar ahí el dinero del carnet del año pasado demuestra que su amor por el club está por encima de todo. Los sevillistas no son tontos y ven lo que estamos haciendo. Los resultados no engañan a nadie.

¿Le ha sorprendido Lopetegui? Al principio pocos creían en él.

No. Julen no me ha sorprendido, primero porque viene con el aval de Monchi y eso ya es suficiente. Pero hablé con él cinco minutos y me di cuenta de que ahí había un gran entrenador a pesar de lo que ocurrió con la Selección, el Real Madrid... Lopetegui trabaja 20 horas en la Ciudad Deportiva.

Quieren empezar LaLiga la última semana de septiembre y la Supercopa de Europa, si ganan al Inter, sería el 24. ¿Se puede cambiar?

La cita del 24 de septiembre sería inevitable, pero ya lo veríamos. Ojalá tengamos que preocuparnos por eso. Los calendarios están hechos así. Hay que intentar ganar y pensar que la afición está soñando con la plata, con otro título. Y todo, con un presupuesto que no llega a los 200 millones de euros. Somos el equipo de Europa que más finales hemos jugado en todos estos años.