REAL MADRID

Lunin vuelve con galones

El Madrid le comunicó el 24 de julio que contaba con él para la próxima temporada. Su medio año en el Oviedo ha hecho al club apostar ya por su vuelta.

Asturias le ha cambiado la vida a Andriy Lunin (21 años). Su llegada al Oviedo en enero, tras encadenar dos cesiones sin muchos minutos en Leganés y Valladolid, fue la oportunidad que esperaba y no desaprovechó. Por eso el Madrid le comunicó el 24 de julio que la próxima temporada será el segundo portero de la plantilla, el momento que tanto deseaba. La dirección deportiva considera que lo que le falta para terminar de hacerse lo puede alcanzar en el Bernabéu, por lo que no se ha intentado prolongar la vinculación con Areola. Se espera que, a medio plazo, el ucraniano le acabe disputándole a Courtois el puesto en el once.

Se empieza a cerrar así el círculo para Lunin, después de que en 2018, tras su fichaje desde el Zorya por unos 8,5M€ más 4 en variables, acordase con el Madrid buscar un préstamo para coger portería en Primera División. No ha sido nada fácil desde entonces su viaje, que empezó de suplente de Cuéllar en Leganés, donde apenas disfrutó de 544 minutos y 6 titularidades. Pese a ello dejó alguna muestra de su potencial, como en el penalti parado en Copa contra el Rayo, pero sin oportunidades corría el riesgo de estacarse...

Así que en verano salió para no volver del Leganés, que por cierto tuvo que compensar económicamente al Madrid por su plano secundario. Pudo quedarse en el Bernabéu, pero el sigo-me voy de Keylor hizo que se marchase al Valladolid. Sin embargo, Sergio apostó por Masip y el madridista hizo las maletas tras sólo dos apariciones en Copa, 210 minutos ante el Tolosa y el Marbella.

Lunin, clave en la salvación del Oviedo

En el mercado de invierno le esperaba una escapatoria, la del Oviedo en Segunda. Meses después, los datos dicen que bajó un peldaño para poder subir luego toda la escalera. En el Tartiere le dieron 1.800 minutos, por los 754 sumados entre Butarque y Zorrilla. Su papel se señaló clave para la salvación, recibiendo de promedio un gol cada 90 minutos, registrando 6 puertas a cero (30%) y exigiendo a los rivales 10 disparos de media para batirle (Courtois, 12; Areola, 7). El equipo asturiano recibió 29 tantos en la primera vuelta y, con Lunin, 20 en la segunda, una diferencia que explica en alto grado su permanencia.

Feliz y agradecido por la oportunidad, el principal motivo por el que el Madrid tira ahora de él, Lunin mira con ambición al futuro. Está citado junto al resto de madridistas a finales de agosto para la pretemporada. Sabe que Courtois, el Zamora de la última Liga, parte como titular, pero no se conforma. Ya avisó en AS el 25 de mayo: "Si vine a este club es porque quiero demostrar lo que valgo. Vine para jugar".