REAL MADRID

El ejemplo del madridismo contrasta con 'las carreras' de Jerez

Tras la consecución de LaLiga, pocos madridistas se reunieron en Cibeles. Si más en Valdebebas. Jerez tuvo carreras ilegales con afluencia de público.

Madrid y Jerez de la Frontera. Dos acontecimientos deportivos marcaban esta víspera del fin de semana: el Real Madrid certificaba su título de Liga y la ciudad andaluza recibía el primer Gran Premio de la temporada de Moto GP y el segundo de Moto 2 y Moto 3, que si corrieron en Qatar el pasado 8 de marzo.

Las autoridades intentaron poner control ante posibles acumulaciones. El propio Real Madrid avisó a sus aficionados a través de un comunicado que la tradicional fiesta en Cibeles quedaba suspendida si el Real Madrid conseguía hacerse con su trigesimocuarta Liga. "Si se diera la circunstancia de que el Real Madrid se proclamara campeón, nuestros jugadores no acudirían a los tradicionales lugares de celebración, especialmente a la plaza de Cibeles, por lo que pedimos también a nuestros socios y aficionados que, en el caso de que se pudiera conquistar el campeonato, no acudan tampoco a dichos lugares. En este sentido, todos debemos contribuir, como hasta ahora, con absoluta responsabilidad a evitar riesgos de contagio de la pandemia", explicó el club en un comunicado el pasado día 14 de julio.

Las autoridades municipales vallaron la fuente como de costumbre pero la mayoría de los madridistas decidieron no acudir. La presencia de alguno a pie fue absolutamente testimonial y también se acercaron con sus vehículos personales pero nada en masa. Eso no impidió que la fuente se iluminara de blanco y que dos operarios del consistorio madrileño vistieran a la Diosa con los colores del Real Madrid.

Los madridistas apenas acudieron al centro de la ciudad, donde sabrían que habría fuertes medidas de vigilancia, pero algunos se convirtieron en excepción de una mayoría responsable y acudieron a las puertas de la Ciudad Real Madrid, en Valdebebas, para celebrar el título lo más cerca posible de los jugadores, a los que intentaron ver de cerca. Allí, por lo que se observa en vídeos compartidos en redes sociales, no se respetó en exceso la distancia de seguridad necesaria para evitar posibles contagios de coronavirus.

Otras escenas en Jerez

Lo que pasó en la avenida Blas Infante de Jerez poco tuvo que ver con lo sucedido en la Cibeles. Con la llegada de la caravana del Mundial de Motociclismo, Jerez entra en ebullición. Los moteros jerezanos y de todos los puntos de España se juntan en una de las concentraciones  más grandes de la temporada aprovechando la celebración del Gran Premio. Este año, debido a la pandemia, se confiaba en que la gente evitaría estas multitudes pero nada más lejos.

Esta famosa avenida, bautizada con el nombre del conocido político andaluz, suele reunir a muchos moteros que aprovechan la recta para hacer un espectáculo espontáneo quemando rueda, haciendo caballitos o incluso carreras ilegales.

A través de redes sociales, se empezaron a difundir varios vídeos grabados desde pisos o desde la propia concentración en la que se puede apreciar como los 'pilotos' hacen de las suyas por la avenida ante las miradas de una importante muchedumbre de gente que no respetó la distancia necesaria para evitar el contagio del coronavirus. Tampoco demasiados lucían mascarillas. El usuario de Twitter @eladioert llegó a mostrar incluso un accidente de alguno de estos corredores que pierde el control de la moto y se va al suelo tirando además a varios integrantes del público. Una situación que contrasta sobremanera con lo vivido esta misma noche en Madrid.

Ante lo sucedido, los vecinos alertaron a la policía municipal. Según informa el diario El Español, los agentes que acudieron en primera instancia tuvieron que esperar refuerzos y se retraso el final forzado de la concentración. El consistorio jerezano ya informó hace días que en los días de celebración de este Gran Premio habrá restricciones de tráfico en los alrededores del circuito y también prohibirá la circulación de quads. 

Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, reprendió públicamente a los supuestos aficionados que participaron en estas concentraciones. "Los que hicieron el indio en Jerez confirman que hacemos bien corriendo sin público", aseguró en AS.