INGLATERRA

La lucha por la Champions en la Premier se pone al rojo vivo

Tres puntos separan a tercero y sexto. El buen hacer de Wolves y United desde el reinicio, la derrota del Chelsea y el desinfle del Leicester igualan la carrera por Europa.

Vardy, Willian, Bruno Fernandes y Adama Traoré.

Con el Liverpool celebrando orgulloso su decimoctavo título liguero, 30 años después del decimoséptimo, y el City en tierra de nadie con el segundo puesto prácticamente en el bolsillo y más pendiente del TAS que de la propia liga, la visita de los de Klopp al Etihad este jueves (21.15 horas, DAZN) pierde el interés que sí ha adquirido el batallón de persecución. En la Premier prepandemia, el Leicester disfrutaba de un cómodo colchón de cinco puntos sobre el Manchester United, quinto, y diez sobre el Wolverhampton, séptimo. Ahora, casi cuatro meses después, una victoria separa a los de Brendan Rodgers, todavía terceros, de los de Nuno, ahora sextos tras la caída de un Sheffield que no conoce la victoria desde el reinicio (un empate y dos derrotas). Cuatro equipos para dos puestos (o tres si se confirma la sanción al cuadro citizen). Tres puntos. Las últimas seis jornadas prometen pasión y emoción en las islas británicas.

Carrera por la Champions desde el parón

Pos. Equipo PJ Puntos Puntos totales
3 Leicester 3 2 55
4 Chelsea 3 6 54
5 Man. United 3 7 52
6 Wolves 3 9 52

Wolverhampton (52 puntos)

El último en sumarse a esta carrera por la Champions ha sido el Wolverhampton. Su pleno desde el reinicio ha confirmado lo que se barruntaba desde el aterrizaje de Guo Guanchang (y Jorge Mendes) en el Molineux Stadium, los 'lobos' ya son una alternativa a los grandes. Raúl Jiménez, Joao Moutinho, Adama Traoré y compañía han vuelto en plena forma del parón y jugarán los últimos partidos con el viento a favor. Con tan poco tiempo de descanso entre unos encuentros y otros, el factor moral será fundamental en este esprín final y, en eso, los wolves parten con ventaja sobre el resto.

Manchester United (52 puntos)

Aunque si hay un equipo que rema tanto o más a favor de corriente que los de Nuno son unos 'diablos rojos' con el tridente afilado desde la llegada de Bruno Fernandes a Manchester. Trece partidos con el portugués liderando la vanguardia mancuniana para nueve victorias y cuatro empates. "El factor X". Siete puntos en los últimos tres partidos ligueros en los que, además de presionar a Chelsea y Leicester, han recalibrado una de sus armas más peligrosas: Paul Pogba. Con la vuelta a los terrenos de juego del francés, la sociedad Pogba-Fernandes ha devuelto la ilusión a la sufrida parroquia de Old Trafford. Por presupuesto, historia y plantilla, y ahora también por juego, su lugar debe estar en el cuarteto de cabeza.

Chelsea (54 puntos)

Desde mediados de febrero no conocían la derrota Lampard y sus hombres hasta que llegó el inesperado pinchazo ante el West Ham (3-2). Una victoria les habría colocado con un colchón de cinco puntos sobre el sexto. Sin embargo, les toca remar. Las sensaciones, no obstante, son positivas. Con Pulisic cada día más adaptado y un Willian superlativo en la vuelta a la competición, la recuperación del olfato goleador de un Tammy Abraham en horas bajas (nueve partidos sin marcar) se antoja fundamental para aguantar el pulso al que se verán sometidos en el ocaso de la temporada.

Leicester (55 puntos)

Parecía que estaba hecho cuando mediada la temporada peleaba con el City por la segunda posición, pero a los foxes se les está enturbiando el oleaje cuando más firme hay que permanecer sobre la tabla. Como decíamos, dos puntos de nueve posibles son el botín 'postcovid' de los de Brendan Rodgers, mientras que Vardy, pichichi liguero con 19 goles, todavía no ha visto puerta desde el reinicio. Aunque, si echamos la vista más atrás, los problemas ya afloraban antes del parón. 16 puntos en los últimos 15 partidos no son suficientes para un equipo que empezó batiendo récords y hubiera soñado repetir la gesta de Ranieri de haber existido un Liverpool que tiranizó la competición desde el comienzo. Después del gran comienzo de campaña, sería una pena que un mal esprín final les dejase sin medalla.