MEMORIAS DE SUDÁFRICA

Forlán se posiciona como Balón de Oro del Mundial

El delantero uruguayo anotó dos goles ante Sudáfrica, la anfitriona, que ratificaron que estaba en el mejor momento de su carrera.

Forlán celebra un gol con Uruguay.

Pasada la primera semana del Mundial, la carrera por ser el gran jugador deI torneo tenía dos grandes aspirantes. En primer lugar, Messi, que hizo un gran encuentro en el debut de Argentina ante Nigeria y repitió sus buenas sensaciones ante Corea del Sur, aunque en aquel partido, la gran estrella fue Higuaín. El otro gran nombre propio era Diego Forlán.

El delantero del Atlético era la gran figura de una selección uruguaya que volvía a ganar un partido de la Copa del Mundo después de 20 años. Tras empatar ante Francia en el primer encuentro, Óscar Tabárez retrasó la posición de Forlán ante Sudáfrica para que jugara con libertad como enganche entre los centrocampistas y los delanteros Cavani y Luis Suárez y el resultado fue excelente: el uruguayo marcó dos goles y lideró el triunfo de la selección celeste, que prácticamente se clasificaba para los octavos de final.

Desde ese momento, Forlán se erigiría como una de las grandes figuras del campeonato. Su nueva posición le facilitaba participar mucho en la elaboración del juego de Uruguay a la vez que le mantenía lo suficientemente cerca del área sin tener la marca de los centrales rivales, que estaban ocupados con Cavani y Luis Suárez. Esa libertad le permitió brillar con luz propia: anotó cinco goles en Sudáfrica, alguno de ellos de muy bella factura desde fuera del área, y terminó el campeonato siendo elegido por la FIFA como el Balón de Oro del Mundial.

"El equipo se va sintiendo mejor y la victoria nos da mucha seguridad. Tenemos muy claro que fue un buen partido. Ilusionarse es lindo, pero hay que estar tranquilos y saber que el próximo partido es complicado", decía un precavido Forlán tras el partido ante Sudáfrica (0-3), sin imaginarse lo que quedaba por delante...