INGLATERRA

Adidas abandona a Özil, al que pasa factura su imagen pública

El centrocampista alemán no es de los que se muerde la lengua a la hora de expresarse y eso le ha costado perder importantes patrocinios.

Adidas abandona a Özil, al que pasa factura su imagen pública
JESUS RUBIO DIARIO AS

La crisis por la pandemia mundial y su mala imagen costarán caro a Mesut Özil. Según publica Bild, Adidas dejará de ser el patrocinador de las botas del centrocampista alemán y no renovará su contrato este verano, por el que el ex jugador del Real Madrid se embolsa unos 3,5 millones de euros al año.

Precisamente durante su estancia en España, en 2013, Özil cambió Nike por su gran competidor. Una relación que estaría a punto de concluir ya que el gigante de la ropa deportiva no está conforme con la imagen pública que proyecta el futbolista del Arsenal.

En los últimos meses Özil se ha involucrado en varios asuntos espinosos, y nunca ha sido de los que se muerden la lengua a la hora de expresar sus opiniones. Aunque no es el único, el gran lunar en la imagen pública de Özil ha sido su cercana relación con Erdogan, el autoritario presidente de Turquía, con quien se reúne siempre que coinciden en el mismo país. Así fue en la visita del líder turco a Londres, en mayo de 2018. En julio de ese año renunciaba a la selección por "el sentimineto de racismo y falta de respeto", que originó la fotografía de ambos juntos.

Erdogan además fue uno de los testigos de la boda de la estrella del balón con la modelo turca Amine Gülse.

En diciembre se vio envuelto en una nueva polémica cuando criticó el silencio del mundo musulmán ante las denuncias de abusos generalizados contra los derechos humanos en la región china de Xinjiang donde, denuncian las Ong, hay un millón de musulmanes retenidos en campos de reeducación.

"Queman sus Corán. Cerraron sus mezquitas. Prohíben sus escuelas. Matan a sus hombres santos. Los hombres son obligados a internarse en campos y sus familias se ven obligadas a vivir con hombres chinos. Las mujeres se ven obligadas a casarse con hombres chinos", escribió Özil en turco, todo ello mientras "los musulmanes guardan silencio".

Sus manifestaciones supusieron que desapareciera de la versión china del Pro Evolution Soccer, uno de los videojuegos de fútbol más importantes, y que se suspendiera la emisión en China de un Arsenal-Manchester CIty a modo de represalia.

Más recientemente Özil fue uno de los tres jugadores del Arsenal que rechazaron la rebaja salarial propuesta por el club debido a la crisis por la pandemia mundial, siendo objetivo de las iras de los aficionados, que vieron su gesto como un síntoma de egoísmo y poco compromiso con la entidad en unos momentos tan complicados.