DEPORTIVO

Abdoulaye Ba, de fichaje de urgencia a futura pieza clave

El central, que llegó al Deportivo dos días antes de la suspensión de la Liga, llamado a ser protagonista tras las lesiones de Mujaid y Bóveda.

Abdoulaye Ba, dudante un entrenamiento del Deportivo.
RCDEPORTIVO DIARIO AS

Uno de los temores de los equipos en el regreso al trabajo tras el confinamiento eran las lesiones y en el caso del Deportivo no han tardado en parecer. La primera víctima fue Bóveda, que la semana pasada recayó de su lesión en el bíceps femoral de su pierna derecha. Este pasado martes la lista aumentó al sufrir Mujaid una lesión muscular en el muslo derecho. En ambos casos, el club no indica el grado de las mismas, por lo que su tiempo de recuperación es una incógnita. En todo caso, parece claro que Fernando Vázquez comienza a tener problemas, ya que se trata de dos titulares y ambos son defensas.

Estas bajas señalan a un jugador como solución: Abdolulaye Ba. El central senegalés llegó al Deportivo poco antes de que se interrumpiese la competición ocupando la plaza de un lesionado de larga duración: Somma. El futbolista, cedido por el Rayo, fue presentado el miércoles 12 de marzo y sólo dos días después la Liga entró en hibernación. Ahora, todo indica que su papel será fundamental ante las bajas ya que Vázquez sólo cuenta en la plantilla con otro central puro: Montero. Abdolulaye ocuparía la plaza de Mujaid, mientras que David Simón, inédito desde septiembre, es el mejor colocado para suplir a Bóveda.

Esta circunstancia también complica el sistema de tres centrales elegido por Vázquez desde su llegada. La lesión de Somma obligó al técnico a retrasar a Peru Nolaskoain al eje de la defensa y los resultados dieron un vuelco absoluto: seis victorias consecutivas con el italiano, dos empates y dos derrotas sin él. Este bajón en el rendimiento ya hacía que Vázquez estuviese meditando cambiar de sistema antes, algo que se puede acelerar al comprobar como dos bajas (Mujaid y Bóveda) ponen en jaque el plan. Así, y pese a que Barral aseguraba el pasado lunes que “vamos a vernos favorecidos porque tenemos una plantilla amplia y gran fondo de armario”, los recursos en la retaguardia no parecen tan amplios, sobre todo con un final de Liga muy exigente en lo físico con dos partidos por semana.