LALIGA

Los clubes también influyeron para frenar las concentraciones

Varios equipos modestos, sin ciudad deportiva como los grandes, trasladaron a LaLiga su preocupación por el coste. Calculaban una media de 25.000 euros semanales.

Los jugadores de Racing, en la playa en un entrenamiento de la pasada pretemporada, en julio.
NACHO CUBERO DIARIO AS

Las concentraciones programadas para esta peculiar pretemporada en LaLiga se han frenado por ahora por aprobación de su Comisión Delegada, como adelantó este pasado lunes AS. Los buenos resultados obtenidos después de someter a todos los futbolistas profesionales a los test (sólo un tercio de los positivos esperados) y las negociaciones mantenidas con AFE fueron claves para que la patronal decidiera aplazar los confinamientos que recomendaba realizar en hoteles o en las ciudades deportivas a partir del próximo 18 de mayo. Pero dentro de los propios clubes también hubo voces que transmitieron a Javier Tebas su preocupación por el elevado coste que ello podría suponerles y que dejaría huella en unas arcas ya de por si dañadas por esta crisis del coronavirus.

Varios dirigentes de los clubes más modestos de Segunda le hicieron ver al presidente de LaLiga que el plan de concentraciones dentro del minucioso protocolo sanitario era muy elevado para aquellas entidades que no disponen de ciudad deportiva propia como sí tienen los grandes. Ni siquiera el hecho de que muchos de ellos tengan acuerdos de colaboración con entidades hoteleras en sus respectivas ciudades hacía reducir ese malestar. La estimación más baja de algunos directivos apunta a un coste de unos 18.900 euros semanales (la más alta, a unos 31.500), que se podría ir multiplicando exponencialmente ya que en un principio la idea era que las plantillas estuvieran concentradas antes de reiniciar el campeonato (unos 15 días) e incluso durante gran parte de las 11 jornadas que restan por jugarse desde el 12 de junio al 31 de julio. Así, ese presupuesto podría dispararse a los 75.600 euros mensuales, en el mejor de los casos, y hasta los 126.000 en las concentraciones más completas de aquellos que se lo puedan permitir (100.000 de media). Es decir, 200.000 euros desde ahora hasta finales de julio. Ahí entraría la pensión completa diaria de una treintena de profesionales, ya que las directrices delimitan mucho el personal esencial que podría pernoctar en esos hoteles, y habría que tener en cuenta que el precio se encarecería al tener que bloquear el hotel en exclusiva total o parcialmente para no mezclar a los futbolistas con otro tipo de huéspedes.

Muchos clubes también se han posicionado en este debate al lado de los futbolistas por más cosas, más allá del tema económico. Saben que los jugadores se han reducido los salarios durante este tiempo, que han acatado de buen grado los ERTE en algunos casos y que han tenido muy buena predisposición para alargar los contratos más allá del 30 de junio para poder finalizar la temporada sin problemas. De ahí que los presidentes entiendan que era un buen momento de concederles el deseo de, por ahora, retrasar las concentraciones lo máximo posible. Los futbolistas, como así se lo han trasladado a AFE a través de los capitanes, ven bien concentrarse una semana antes de volver a competir y luego seguir el ritmo habitual de concentraciones los días antes de jugar en casa o fuera. Pero no estar dos meses aislados. LaLiga irá tomando sus decisiones en coordinación con Sanidad según los acontecimientos. Este viernes hablará de estos temas con los clubes.