FÚTBOL FEMENINO | HEGERBERG

"Entiendo que el fútbol masculino sea prioridad; de su dinero nos beneficiamos todos"

La primera mujer en ganar un Balón de Oro habla en una entrevista con The Telegraph, en la que pide "pensar también en el fútbol femenino".

Ada Hegerberg levanta el primer Balón de Oro Femenino.

"Me preocupa el futuro", así comienza a reflexionar Ada Hegerberg sobre la situación actual del fútbol femenino en medio de esta crisis sanitaria. La futbolista noruega del Olympique de Lyon mostró su opinión en una entrevista con The Telegraph e hizo un llamamiento para que las grandes potencias del fútbol cuiden sus equipos femeninos. "Yo entiendo que el fútbol masculino es la prioridad porque de él se obtiene el dinero del que todos nos beneficiamos. Pero habrá que pensar un poco en que el fútbol femenino siga progresando; es crucial que no retrocedamos a donde estábamos hace unos años", destaca la primera mujer en ganar un Balón de Oro.

"Nosotras, como jugadoras, tenemos la función de mostrar calidad en el campo y también fuera del campo, para hacer que el fútbol femenino sea relevante", añade Hegerberg, que prosigue con un llamamiento a las diferentes entidades encargadas del fútbol: "Para que nuestro deporte no vuelva a la oscuridad, la FIFA, la UEFA y las federaciones deben dar un paso adelante para mantener vivo el impulso".

La atacante noruega, máxima goleadora histórica de la Champions Femenina, no pasa por un buen momento personal. Se lesionó de gravedad el pasado mes de enero, cuando se rompió el cruzado de su rodilla diciendo adiós a la temporada. "La primera semana fue dura", asegura Hegerberg sobre su lesión. "Pasé por todo tipo de sentimientos: tristeza, ira, principalmente incomprensión. ¿Por qué yo, por qué ahora? Todavía es un período de altibajos, pero cuando veo lo que está sucediendo en el mundo, me considero afortunado de alguna manera", subraya la futbolista del Lyon, vigente campeón de la Champions y uno de los mejores equipos de fútbol femenino del mundo.

Hegerberg, que renunció a jugar en su Selección y no disputó el Mundial en protesta por las desigualdades entre hombres y mujeres en el fútbol de su país, Noruega, se muestra muy dolida al hablar del tema. "Escuché a la gente decir que es un boicot, pero nunca fue un boicot", dice ella. "Ni siquiera pensé en el Mundial cuando tomé esa decisión. Ese tipo de cosas me molestó, a veces le das tu tiempo a alguien y obtienes un titular que no tiene nada que ver con el tema", cuenta la delantera del Lyon, que se ha visto muy sola en su protesta por las desigualdades en esta categoría. "Sabía que iba a estar sola en una elección como esa. Me pusieron a prueba en ese momento y decidí tomar una decisión y seguir adelante para ser un futbolista aún mejor", sentencia Hegerberg, referente en la lucha por la igualdad en el fútbol femenino.