DEPORTIVO

Se cumple un año de la dimisión de Tino Fernández

El 22 de abril de 2019 anunciaba su marcha de forma sorpresiva. Desde entonces el Depor lleva tres presidentes: Zas, Armenteros y Vidal.

Tino Fernández en una Junta de Accionistas del Deportivo
Jesus Sancho Rodriguez DIARIO AS

A media tarde del lunes 22 de abril de 2019, Tino Fernández y su consejo presentaban su renuncia de forma sorpresiva. El presidente del Deportivo decidía dimitir tras un largo periodo de convulsión social que se había ido incrementando hasta explotar en Riazor con la derrota ante el Extremadura. Dos semanas antes, el mandatario había destituido a Natxo González, técnico elegido tras el descenso, después de siete partidos sin ganar. Su relevo, José Luis Martí, tampoco comenzó nada bien y encadenó dos derrotas que incrementaron todavía más el enfado.

Tino llegó a la presidencia mediado el curso 2013-14 tras imponerse a Lendoiro en las elecciones. Esa campaña consiguió el ascenso a Primera, categoría en la que se mantuvo cuatro temporadas hasta que se consumó el descenso en la 2017-18. Sus mayores éxitos estuvieron en la gestión económica, ya que asumió una complicada situación, con el club en concurso de acreedores bordeando la desaparición con una deuda de 160 millones.

Se intentó convencer a Mauro Silva

A principios del mes de mayo, tras la dimisión de Tino, un grupo de grandes accionistas y empresarios coruñeses intentaron buscar un presidente de consenso que terminase con la crispación social. El elegido fue Mauro Silva, un mito en el deportivismo con experiencia en la gestión económica y deportiva. El excapitán blanquiazul acabó declinando la oferta por lo inmediato de la decisión y su condición de vicepresidente de la federación paulista.

La dimisión desembocó en unas nuevas elecciones en las que el 28 de mayo Paco Zas fue elegido presidente con el apoyo del propio Tino. El ambiente siguió crispado, el Depor fracasó en el último partido hacia Primera en Mallorca y el arranque de esta temporada fue todo un desastre. Zas, como su predecesor, cogió la puerta junto a su consejo después de una nueva derrota en Riazor, esta vez ante el Zaragoza. Fue el 9 de diciembre con el equipo colista y una tensión disparada.

Como ocurrió con Tino, Zas convocó una nueva Junta para elegir sucesor. La fecha era el 14 de enero, pero todo se aceleró en la Asamblea ordinaria del 17 de diciembre, de la que Fernando Vidal salió como virtual presidente. La necesidad de actuar en el mercado de enero volvió a precipitar los acontecimientos, ya que Zas no estaba dispuesto a firmar nada durante la transición. Así, Armenteros, miembro del consejo de Vidal, se convirtió en presidente interino el 27 de diciembre. Su ‘mandato’ duró hasta la Junta del 14 de enero, en la que Vidal fue elegido de manera oficial.