ATLÉTICO DE MADRID

Correa, de transferible a imprescindible

En dos días se cumplirá un mes del último gran partido de fútbol que vivió el mundo, con la crisis del Covid-19 cortando la temporada del argentino, el mejor cuando nadie lo esperaba.

Correa está realizando una gran temporada con el Atlético de Madrid.
CHEMA DIAZ

Fue titular Ángel Correa en el último gran partido que vivió el mundo antes de que la crisis del Covid-19 le bajara el telón sin fecha de vuelta. Y en el anterior, y en el anterior del anterior y en todos los once anteriores, que desde el 22 de diciembre ante el Betis en Liga en todos es titular. E imprescindible. Curioso. Hace ocho meses, cuando la llegada de septiembre cerraba el mercado de fichajes de verano, Correa se quedaba casi de milagro en el Atlético. O más bien porque la puerta que a él debía llevarle a Milán nunca se abrió. El equipo rossonero nunca llegó a las ambiciones rojiblancas, 50 millones de euros, condición sine qua non para que llegara Rodrigo. Hoy está demostrando que ese fue uno de los grandes fichajes del Atlético esta temporada. Que Correa no se marchara.

Si cuando el Atlético comenzó a entrenarse en verano en Los Ángeles de San Rafael Correa siempre formaba parte del equipo de 'suplentes', con Kalinic, que no contaba, con Vitolo, que tampoco, y los chavales, su participación ha sido creciendo hasta hacerse imprescindible. Como Koke, como Saúl, como Thomas, como Felipe, como Oblak. Correa se ha convertido en el segundo máximo goleador del equipo (7 goles), por detrás de Morata (12) pero en el primer asistente (8) estando el siguiente en la lista, Koke, lejos (5). De hecho, la participación de Correa y Morata en los goles ha sido la misma esta temporada: 15.

El 9 de marzo cumplió 25 años, 221 partidos con el Atlético, 37 goles, dos títulos (Europa League 2018 y Supercopa de Europa 2018) y un corazón ligado para siempre con lo rojiblanco, después de que en el reconocimiento médico se le descubriera un tumor benigno en éste y tuvieran que operarle a corazón abierto. Antes del parón del fútbol, Correa había intervenido en ocho de los últimos doce partidos en los que el Atleti había marcado: cinco asistencias (Osasuna, Betis, Valencia y Villarreal en Liga; Barcelona en la Supercopa de España) y seis goles (Betis, Levante, Granada y Villarreal en Liga; Barça en la Supercopa y la Cultural en la Copa). Sólo Koke, la dovela del equipo, cuando el capitán no juega éste se hunde, es tan imprescindible como lo es ya Correa en el Atlético.