ATLÉTICO DE MADRID

Koke toma el mando

El Atlético parece otro con Koke en el campo. Ante el Liverpool, en Anfield, estuvo en plan capitán: jugó, corrió, protestó y fue la prolongación del Cholo. Ya nadie discute su figura.

Koke toma el mando
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Koke toma el mando. El capitán rojiblanco vuelve a ser el jugador de antaño, un futbolista determinante para el conjunto rojiblanco. Koke funciona y el Atlético también funciona. El centrocampista ha ido de menos a más en estos últimos encuentros y en Anfield se le vio intentando jugar la pelota y llevar el fútbol del Atlético. En la prórroga se acercó varias veces a dialogar con el Cholo, una muestra de que ahora mismo es la prolongación de Simeone en el campo, al estilo de Gabi o Tiago. Koke recibió algunas críticas de una parte de la afición que entendió que no tendría el carácter ni galones para sustituir a los anteriores.

El centrocampista ha jugado 31 partidos esta temporada, 22 de LaLiga, ocho de Champions y uno de Supercopa de España. Ha marcado tres goles, dos en el campeonato y uno en Supercopa de España, y dado cinco asistencias. En total ha participado de manera directa en ocho goles del Atlético.

Su equipo le echó en falta en el tramo en el que estuvo parado, con partidos decisivos en el campeonato. No jugó ante el Betis, en el último encuentro del año. El Atlético ganó. Tampoco frente al Levante, en el primer partido de este 2020 en LaLiga, también con triunfo rojiblanco. La idea es que jugara la Supercopa de España ante el Barcelona. Lo hizo, salió, marcó y se lesionó. Y tuvo que parar ante Eibar, Leganés y Real Madrid, justo en el momento más complicado de la temporada para el Atlético. Simeone no lograba enderezar el rumbo de un equipo que acusaba las bajas y en especial la de su capitán.

Pero aquello ya es pasado. Koke retornó y poco a poco volvió a hacerse con el juego del equipo. Para Simeone son intocables Thomas, Saúl y Koke. Tres jugadores del estilo del Cholo. En Anfield a Koke se le vio hacer las labores de capitán. Habló con el colegiado, presionó cuando entendió que había tomado una decisión mala para el Atlético, mantuvo el balón cuando tuvo que hacerlo y corrió como siempre. Y el encuentro de Anfield no era, precisamente, de los sencillos. Ya nadie duda de Koke.

Todos los exjugadores del Atlético consideran que es un jugador que batirá récords en el club. Lleva 446 partidos y es el quinto futbolista que más veces ha defendido la rojiblanca en partido oficial. Adelardo es el primero, con 553, y le siguen Tomás, Collar y Aguilera. Está llamado a destronar a Adelardo, quien ha dicho que sería un orgullo que Koke le arrebatara su posición de privilegio en el ránking de más encuentros jugados.

Y todo con 28 años, por lo que aún le quedan varias temporadas por jugar. Ganador de una Liga, una Copa, una Supercopa de España, dos Europa League y dos Supercopas de Europa, Koke ha ido escalando todos los pasos hasta convertirse en el prototipo de futbolista ideal en el Atlético: se formó en la casa, subió por sus equipos y entiende mejor que nadie la manera de ser y de sentir de los seguidores rojiblancos.