FEDERACIÓN

Casillas cuenta de salida con los apoyos de LaLiga y de la AFE

Para ser presidente de la Federación basta con convencer a sólo 144 personas, los miembros de la Asamblea. El secreto es controlar a las 19 territoriales.

Iker Casillas, que cumplirá 39 años el próximo 20 de mayo.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA / DIARIO AS

Casillas quiere hacer historia y convertirse en el primer candidato que derrota a un presidente elegido por la Asamblea de la Federación (RFEF) en los cien años de historia de la institución. El actual, Luis Rubiales, lo hizo frente a un presidente interino, Juan Luis Larrea, después de que la Guardia Civil desalojara al titular, Ángel Villar, que se perpetuó casi 30 años en el cargo. Sólo este recorrido da idea de la dificultad que afrontará el excapitán de la Selección, campeón del mundo con España en Sudáfrica 2010.

Pese a ello, y según avanzó Manu Carreño en El Larguero de la SER, Casillas está dispuesto a intentarlo. Aunque la Federación aún no ha convocado las elecciones, Iker presentará su candidatura cuando se abra el proceso. Algo que no se sabe todavía si harán el resto de los presuntos candidatos que han salido en distintos medios: desde Mariano Rajoy hasta Fernando Hierro.

Sí que parece que Iker Casillas está animado. Por lo pronto, y pese a que todavía tiene contrato con el Oporto y aún no ha anunciado su retirada del fútbol pese al infarto que sufrió el pasado mes de mayo, el portero se reunió el miércoles de la semana pasada con la nueva secretaria de Estado, Irene Lozano. Casillas quiso saber si el Consejo Superior de Deportes aprobará el adelanto electoral solicitado por Luis Rubiales. Un síntoma inequívoco de que tiene interés en los comicios federativos. Un retraso electoral más allá de la Eurocopa no sólo le daría más tiempo para cuajar una candidatura, sino que además podría influir en los comicios según el resultado de España en la Eurocopa.

Iker Casillas está ahora en la fase de recabar apoyos. Pero de salida contaría con buena parte de los votos que reúne el fútbol profesional. Javier Tebas, enemigo íntimo de Rubiales, controla el grueso de los clubes de Primera y Segunda. David Aganzo, presidente de la AFE y otrora amigo de Rubiales, tendría influencia sobre los jugadores. En total, Casillas tendría unos 40 votos a favor. Aún estaría lejos de los 73 que precisaría para ganar por mayoría absoluta. Pero tendría caladeros para intentarlo, principalmente entre los clubes no profesionales que controla ProLiga y puede que también entre alguno de los entrenadores profesionales con derecho a voto.

Por contra, y también sobre el papel, los números de Rubiales son más boyantes. El presidente tendría el apoyo de 18 de las 19 Territoriales, todas menos la de Madrid. Este colectivo controla, a su vez, otros 60 votos porque cada Autonomía tiene ascendencia sobre sus clubes, sus jugadores y técnicos y sobre sus árbitros. Sólo con esta parte de la tarta, salvo sorpresas, Rubiales ganaría las elecciones. Además, cada presidente riega en cada legislatura con millones de euros a las federaciones territoriales, como hizo Villar durante sus casi 30 años de presidente.