REAL MADRID

Al Madrid le matan sus ex

Con el tanto de Odegaard, ya son cinco los futbolistas con pasado madridista que han marcado a los blancos esta temporada en el Bernabéu: el 38,5% del total.

No son pocos los que han sufrido la venganza de un ex alguna vez en su vida. No es agradable. Y el Real Madrid no es ajeno a ellas. Con el gol anotado (y no celebrado) por Martin Odegaard en la victoria de la Real Sociedad sobre los blancos en Copa, son ya cinco antiguos (y futuros en el caso del noruego) madridistas los que han perforado las redes de la que fue su casa, el Santiago Bernabéu, en la presente temporada. O lo que es lo mismo, el 38,5% de los 13 futbolistas que han marcado uno de los 15 goles (Isak y Denis han hecho doblete) visitantes en el coliseo blanco tienen al Real Madrid en su currículum vítae.

Goles recibidos por el Madrid en el Bernabéu

Jugador Equipo Pasado blanco
1 S. Guardiola Valladolid No
2 Mayoral Levante
3 Melero Levante
4 E. Denis Brujas No
5 E. Denis Brujas No
6 D. Machís Granada No
7 D. Duarte Granada No
8 Wíllian José Real Sociedad
9 Mbappé PSG No
10 Sarabia PSG
11 Luuk De Jong Sevilla No
12 Odegaard Real Sociedad
13 Isak Real Sociedad No
14 Isak Real Sociedad No
15 Merino Real Sociedad No

Borja Mayoral y Gonzalo Melero pusieron las primeras piedras blancas de la 'ley del ex' 2019-20, allá por el mes de septiembre, y dieron esperanzas al Levante tras una arrolladora primera parte madridista (3-2). El delantero todavía está cedido, aunque su futuro no parece que vaya a desarrollarse en el Paseo de la Castellana; mientras que el centrocampista fue niño y adolescente en la Fábrica durante once años, aunque no llegó a hacerse hombre con el primer equipo. El siguiente protagonista fue un Willian José que apenas dejaba a los aficionados acomodarse en sus asientos con su tanto en el segundo minuto de juego. El Madrid remontaría a la Real (3-1), Modric mediante, y dejaría en anécdota el daño hecho por el de Porto Calvo, otro que, como Melero, no llegaría a jugar con los mayores. En otra competición, pero en el mismo escenario, llegaba el gol de Pablo Sarabia. Uno de los niños bonitos de la cantera, que no pudo florecer en el primer equipo (18 minutos en un partido de Champions es todo su bagaje), sería el encargado de cerrar el empate del PSG (2-2) en un muy buen partido de los de Zidane. El siguiente, y último por el momento, es quizás el más sangrante.

Martin Odegaard, llamado a ser el dueño de la medular de Zidane en un futuro cada vez más próximo, abriría con su tanto el alocado choque que le costaría el KO al Madrid en el torneo apellidado como tal (3-4). Sangrante porque es el primero de los cinco que participa de una derrota blanca, porque cuesta de la misma manera el adiós a una competición maldita para el técnico marsellés y porque de seguir viva la famosa cláusula del miedo, jamás se hubiera producido.

Abolición de la cláusula del miedo

Esta es la primera temporada que se juega sin la mencionada disposición. Casos como Munitis, Morientes y Eto'o hicieron levantar el muro blanco contra sus cedidos. El cántabro quebró con el Racing en la 2002-03 al Madrid de los galácticos en el Sardinero (2-0) cuando todavía pertenecía a la galaxia por contrato; el 'Moro' comenzó el descalabro del Madrid de Queiroz con su más que activa participación en la eliminación madridista en cuartos de Champions de la 2003-04; y el camerunés descargó toda su rabia contenida con el Mallorca con su famoso "¡Yo aquí!", mientras apuntaba con su dedo al césped del Bernabéu en el histórico 1-5 bermellón de la 2002-03. Mayoral y Odegaard, ajenos a celebraciones enajenadas, no han tardado en recordar los fantasmas del pasado.