DEPORTIVO

Los leones del Deportivo

Sabin Merino, Bóveda, Peru y Aketxe, todos formados en el Athletic, intocables y decisivos con goles y asistencias en la gran reacción blanquiazul.

Peru, Bóveda y Sabin Merino, tres de los vascos del Deportivo junto a Aketxe.
JESUS SANCHO RODRIGUEZ (SANCHOFO

El 20 de diciembre, tras 19 partidos sin ganar, la despoblada grada de Riazor se preparaba para un nuevo fracaso tras el empate del Tenerife en el minuto 90. Cinco más tarde, en la última jugada, un córner de Aketxe fue rematado por Peru Nolaskoain para acabar con el gafe y comenzar una escalada que ha catapultado al Deportivo fuera del descenso. La conexión Lezama abrió una puerta que ya no se ha cerrado en la que los cuatro leones blanquizules (Sabin, Aketxe, Bóveda y Peru) están siendo piezas fundamentales. Desde la llegada de Fernando Vázquez todos son titulares y su protagonismo es total.

En el siguiente partido ante el Numancia (0-1), otro córner de Aketxe fue rematado por Bóveda. El meta soriano la sacó como pudo y Somma marcó a placer. Ante el Racing (2-1) se estrenó Sabin Merino, que marcó tras otro saque de esquina de Ager. Contra el Cádiz, cuarta victoria consecutiva con otro gol de Sabin (1-0). La fiesta del Depor y de los ex del Athletic siguió en Albacete, con un nuevo tanto de Sabin (0-1). Y este último fin de semana Bóveda, logrando el 2-1 ante Las Palmas, se unió al festival que habían comenzado la pareja letal Aketxe-Merino, esta vez con una falta lateral y un cabezazo.

El hombre de moda en el Depor es Merino, que ha marcado en sus cuatro partidos desde su debut superando el arranque del mismísimo Bebeto e igualando como máximo realizador con Aketxe. Ager, además de los goles, es el máximo asistente del equipo (5) y el tercer jugador de Segunda que más remata por detrás de Luis Suárez y Stuani. Bóveda, por su parte, se ha hecho dueño de la banda derecha en la defensa de cinco de Vázquez. Su tanto ante Las Palmas dio la victoria y fue su primero como blanquiazul. Peru, el único que está cedido por el Athletic, ha superado un inicio complicado con una apendicitis y un polémico vídeo filtrado y forma una pareja intocable en la media junto a Gaku.

La armada vasca de Arsenio del 91

El Deportivo puso fin a veinte años lejos de la élite en la temporada 1990-91 de la mano de Arsenio Iglesias. Aquel ascenso quedó grabado en la retina de los seguidores blanquiazules por el incendio de la grada de Preferencia de Riazor, el decisivo doblete de Stojadinovic al Murcia en la última jornada o la llegada al club de un joven central llamado Djukic. Pero aquella plantilla, en la que ya sobresalían unos jóvenes hermanos llamados Fran y José Ramón, tenía una columna vertebral y algo más de la escuela vasca por la que apostó Lendoiro para volver de una vez a Primera. En el once titular de aquel Depor había nada menos que cinco jugadores procedentes de Euskadi. En la portería Yosu era intocable. Albistegi en el eje de la defensa con Sabin Bilbao de lateral izquierdo. En la media Aspiazu, la extensión del Zorro de Arteixo sobre el campo. Y en la punta de ataque Uralde, que terminó aquella temporada como máximo goleador del equipo con 15 tantos. El sexto vasco de aquel equipo era Mujica, un centrocampista que jugó 19 partidos, pero sólo seis de ellos como titular.

Hoy, casi 30 años después, el Deportivo vuelve a tener un claro sabor vasco. La diferencia es que los actuales (Sabin, Bóveda, Aketxe y Peru) son todos ‘producto Lezama’, mientras que los que tuvo Arsenio a sus órdenes eran un cóctel más variopinto. Albistegi, Uralde y Mujica se formaron en la Real Sociedad, mientras Aspiazu lo hizo en el Athletic. Otros dos, Yosu y Sabin Bilbao, llegaron de todo un clásico de Segunda de esa época: el Sestao. De todos ellos sólo uno, Albistegi, pudo disfrutar en el curso 92-93 del nacimiento de un mito: el Superdepor.