ATLÉTICO

Un Atlético sin Comandante

Giménez cumple un mes de baja. Se perderá su noveno partido por lesión esta temporada. Tres de las cuatro derrotas del Atlético han sido sin él y el equipo promedia un gol en contra.

Giménez pelotea con Lemar durante el entrenamiento del Atlético de ayer.
PEPE ANDRES DIARIO AS

Simeone espera poder contar con Giménez para la final del Lokomotiv. A ese partido el Comandante llegaría después de haberse perdido nueve partidos seguidos de los cuales el Atlético ha perdido tres. Con él en el campo, el equipo había perdido únicamente uno. Hoy, ante el Villarreal, el central uruguayo volverá a ser baja. Las lesiones vuelven a frenar su trayectoria, otra vez cuando despegaba. Desde su lesión, el Atlético promedia un gol en contra por partido. Con él sobre el verde, el equipo encajaba 0,63 por encuentro.

Pero no son solo las estadísticas las que revelan su falta. El Atlético echa en falta a uno de sus capitanes. Sin Godín, Giménez recogía el testigo del jugador al lado del que ha crecido. Fue elegido a principio de temporada para engrosar el cuarteto de capitanes del Atlético junto a Koke, Oblak y Saúl. No por casualidad. Si Simeone contagia desde fuera, la plantilla rojiblanca también está salpicada de futbolistas que pueden transmitir ese carácter, necesario, para que el resto se encienda. Más aún cuando el equipo vive un cambio generacional y Giménez ha venido siendo preparado para interpretar ese papel que ahora se está echando en falta.

“Falta experiencia”, “llegaron muchos nuevos que se están adaptando”… Algunas de las declaraciones desde el vestuario que denotan que el papel de jugadores como Giménez es más que necesario en un Atlético emocional. Sin Costa, como otro exponente del fútbol de contagio, el Atlético adolece de algunos de sus jugadores capaces de rebelarse en momentos clave y en partidos importantes.

Y no es que no se puede decir que sus sustitutos estén fallando más de la cuenta. Felipe se ha asentado como el fichaje más regular y Hermoso va templando su fútbol para encajar en el Atlético. Pero Giménez, por ejemplo, fue capaz de cambiar la inercia del partido contra la Juve con cada subida al área rival, sembrando el pánico en un gigante como el turinés. Aporta intangibles en un equipo que ha dependido de los que proporcionaban muchos de los futbolistas de la vieja guardia que ya se fue. Allá por septiembre, Giménez era el segundo jugador del Atlético que más remates habían intentado, después de João Félix. En octubre, el debate era encontrar su pareja, dado que era uno de los pilares a partir de los que construir. Y ahora, tres de las cuatro derrotas del Atlético han llegado sin el Comandante Giménez. Justamente, cumple un mes desde que se lesionara en el choque contra el Leverkusen en el Wanda Metropolitano.