Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A

INGLATERRA

La romántica historia veraniega de Adrián San Miguel, portero del Liverpool

La lesión de Alisson le permitió debutar con el Liverpool y ahora, tras llegar a entrenar con un equipo de Primera Andaluza, se convierte en el héroe de la Supercopa de Europa.

Adrián San Miguel se convertía recientemente en nuevo portero del Liverpool confirmándose como uno de los últimos movimientos del mercado de fichajes. Un verano alejado de los grandes focos para el conjunto de Anfield y el caso del portero español es una clara muestra de ello, ya que llegó gratis, libre, tras finalizar su contrato con el West Ham.

La lesión de Alisson durante el pasado Liverpool-Norwich de la primera jornada de Premier League supuso que Adrián tuviera que saltar al terreno de juego, tuviera que debutar como nuevo guardián de la portería local del coliseo Red y, de forma sorprendente, se ha abierto un escenario diferente e inesperado.

Jurgen Klopp confirmó tras el encuentro que la lesión del portero brasileño le privaría de estar disponible en la Final de la Supercopa de Europa del próximo miércoles en Estambul contra el Chelsea. Así, todo apuntaba a que Adrián San Miguel será el guardameta elegido. Un giro inesperado (ya que llegaba, a priori, para ser suplente de Alisson) que ha permitido escribir una historia de lo más curiosa en las últimas dos semanas.

Sin equipo, tras quedar libre la pasada temporada con el West Ham, se vio obligado a trabajar por su cuenta, en solitario, y acudió a las instalaciones del humilde UD Pilas de la Primera Andaluza Senior. Allí, cerca de casa, en un entorno mucho más doméstico, sintiendo en primera persona el abrazo de un entorno conocido.

Hasta que una oferta interesante llegara y se cerrase, trabajaba en la sombra para dar el paso necesario y mantener viva la llama deportiva de su carrera. Un equipo de carácter familiar y amateur recibiendo a un guardameta que ha demostrado tener la capacidad suficiente para competir en la élite en clubes como Real Betis o West Ham, que incluso ha sido convocado en alguna ocasión con España, y que no dudó en ningún momento en entrenar en un entorno tan privado y doméstico. Un gesto de humildad absoluto. Una historia veraniega que se ocultó durante varias semanas y que ahora cobra un aura totalmente romántico.

Días después de aquella preparación en solitario, el propio Adrián San Miguel mandaba una postal con un cheque para que pudieran comprar material deportivo como muestra de enorme agradecimiento por permitirle usar sus instalaciones y poder mantener la forma física mientras siguiera sin equipo. Un gesto muy aplaudido que tuvo su fin hace unos días, cuando su fichaje por el Liverpool estaba cerca de ser oficial.

Ahora, tras la lesión de Alisson, la historia parece digna de una megaproducción cinematográfica. Una montaña rusa de sensaciones, contrastes y escenarios que coloca al portero español en el primer escaparate mundial. De la sombra total al más candente de los focos.

Héroe de la Supercopa de Europa

Como si de un cuento de hadas se tratase, Adrián San Miguel se convirtió en el inesperado protagonista Supercopa de Europa. En poco menos de dos meses, el cancerbero español ha pasado de entrenar con un equipo de la Primera Andaluza a dar al Liverpool su cuarta Supercopa. Sin embargo, su parada a Abraham en la tanda de penaltis no fue la única del encuentro para el portero, que brilló en varias situaciones límite para su equipo.