Competición
  • Clasificación Eurocopa

REAL MADRID

En Nijkerkerveen, el pueblo de Van de Beek: "Que no se vaya"

El objetivo del Real Madrid nació y vive en este pueblo de 1.528 habitantes a 48 kilómetros de Ámsterdam. Allí Donny es ídolo y conocido por cada vecino.

Nijkerkerveen (Países Bajos)
El pueblo de Van de Beek, objetivo del Real Madrid.
PEPE ANDRES

André Van de Beek no lo consiguió, pero su hijo, Donny, sí. El objetivo del Real Madrid si no desencalla el fichaje de Pogba pisó por primera vez el Amsterdam Arena con cinco años (su padre es hincha ajacied) y hoy es el buque insignia del club. Todo, desde los consejos de su padre, antiguo delantero amateur, el legendario Sjaak Swart (Míster Ajax) y el apoyo férreo de su comunidad, Nijkerkerveen. AS visitó este pequeño pueblo de 1.528 habitantes, a 48 kilómetros de Ámsterdam, donde creció y aún vive el propio Donny Van de Beek.

  • Centrocampista
  • Países Bajos

"Es uno más aquí", dicen sus vecinos, aún poco habituados a ver periodistas. No es una frase hecha. El mediocentro es internacional con Holanda pero sigue acondicionando la granja a las afueras del pueblo que se compró hace poco. Henk, un amigo de la familia Van de Beek, se ofrece a guiarnos por el Veensche Boys, el club local donde empezó todo y que inauguró el año pasado una tribuna con su nombre. Los asientos fueron donados por el Ajax tras la remodelación del Amsterdam Arena por mediación de Donny, que además compró un nuevo proyector de cine y una pantalla para la cantina, que hace las veces de bar local (no hay ni uno en Nijkerkerveen).

Fan del Feyenoord, Henk no tiene empacho en mostrar un tatuaje en recuerdo de la eliminatoria entre el Ajax y el Madrid en la pasada Champions. Donny se lo autografió... y la firma también terminó convertida en tatuaje. "Le tuve de bebé en mis brazos", rememora, nostálgico.

El matrimonio Van de Beek nos pide discreción y los vecinos, también. "No podemos hablar de eso, son asuntos suyos y de nadie más", se excusan en el pueblo cuando sale a relucir el nombre del Real Madrid y su posible marcha a España. Pero a los niños, que ven casi a diario a su ídolo, no hay quién los retenga. "No queremos que se vaya", dice uno, con la camiseta del Ajax.

Tribuna Van de Beek en el equipo de su pueblo.

Una diminuta comunidad que es un puño, todos se conocen y van a una. Al primer partido de Van de Beek en suelo tulipán con la Sub-17 holandesa viajaron seis autobuses: en total, trescientos amigos y familiares del chico... Porque en Nijkerkerveen no es el Van de Beek futbolista, es simplemente Donny.

"Quiero ser granjero con los pollos o futbolista..."

Los Van de Beek siempre han sido muy conocidos en Nijkerkerveen y precisamente por el fútbol. Papá André hizo sus pinitos como goleador local, mamá Gerlinda también se calzó las botas y el hijo pequeño, Rody, siguió los pasos de Donny en el Veensche Boys y recientemente superó un tumor en la espalda que tuvo en vilo a la familia. Un pueblo con lazos profundos con la tierra y el ganado. De hecho, el padre del mediocentro del Ajax trabajó en una fábrica dedicada a la carne de pollo. Pie para una de las anécdotas que circulan sobre la infancia del futbolista, ahora en el radar del Madrid. "De mayor quiero ser granjero de pollos o jugar al fútbol", contaba en la escuela. Terminó haciendo lo segundo y hoy, incluso sus vecinos del coro marinero Nijkerks Welvaren tienen una canción en su honor: "¡Hey, Van de Beek, bebamos algo antes de zarpar a navegar!".