Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Fórmula 1
1 1:36.217

Charles Leclerc

Ferrari

2 a 1:36.408

L. Hamilton

Mercedes

3 a 1:36.437

S. Vettel

Ferrari

7 a 1:37.818

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Holandesa
FINALIZADO
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

4

Waalwijk Waalwijk WAA

0

FINALIZADO
Willem II Willem II WII

1

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

0

FINALIZADO
Groningen Groningen GRO

2

Zwolle Zwolle ZWO

0

FINALIZADO
Vitesse Vitesse VIT

4

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

REAL SOCIEDAD

Los fichajes cotizan al alza en su debut con la Real

Los cinco refuerzos de la nueva Real Sociedad se estrenan en Azpeitia cuajando buenas actuaciones.

Los fichajes cotizan al alza en su debut con la Real
AMAIA ZABALO DIARIO AS

Empezar bien no es garantía de éxito en nada, pero sí que ayuda. Eso es lo que deben estar pensando a estar hora de la pretemporada los cinco fichajes de la Real Sociedad para la próxima temporada. Martin Ødegaard, Modibo Sagnan, Portu, Alexander Isak y Alex Remiro debutaron en Azpeitia en el primer amistoso de la pretemporada dejando muy buenas sensaciones y cotizan al alza. Es verdad que el sparring era de inferior categoría, un Lagun Onak de Tercera que apenas llevaba dos entrenamientos este verano, pero a los cinco se les vieron buenos síntomas de lo que pueden ofrecer y, sobre todo, muchas ganas de agradar, que es importante. Tienen hambre, desde el primer día.

Alex Remiro

Volvía a jugar un año después del castigo que sufrió en el Athletic por su negativa a renovar. Jugó los primeros 45 minutos, apenas tuvo trabajo, pero lo que le llegó lo solventó sin aparentes problemas. Se mostró tranquilo y con personalidad, dos cualidades que él mismo destaca de sí mismo. Es el principio del llamado a ser nuevo portero titular en la Real, porque Rulli se quedó en la grada esperando una solución a su futuro, que puede estar en Portugal.

Modibo Sagnan

Quizá fue el estreno menos brillante de todos, porque su posición no permitía el lucimiento, y salió en la segunda parte, cuando la Real ya ganaba 0-3. No fue exigido en ningún momento en taras defensivas y apenas tuvo opciones de subir a algún remate. Solventó con seriedad el trabajo que tuvo en el eje de la zaga junto a Le Normand, se le vio con chispa y rapidez, y de nuevo no paró de hablar, como en los entrenamientos. Puede ser un elemento aprovechable en defensa, pese a su juventud e inexperiencia.

Martin Ødegaard

Su tarjeta de presentación en la Real no podía ser mejor, aunque conviene relativizar todo, por la entidad del rival que había enfrente. Con todo, el noruego completó 45 minutos soberbios. En actitud y fútbol. Participativo desde el principio, quiso siempre ser protagonista de las jugadas de ataque de la Real y no paró de pedir la pelota entre líneas. Dio un recital de pases entre líneas, y uno de ellos acabó en gol de Aihen Muñoz. A las primeras de cambio demostró que es el lanzador que le faltaba al equipo realista en la última temporada, ese generador de último pase en los metros finales.

Alexander Isak

Si alguien de los fichajes corrió en busca de la portería rival fue el sueco. Tiene el marco contrario entre ceja y ceja. Se movió bien en la referencia del ataque realista, cayó a bandas y dio apoyos al primer toque jugando de espaldas, aunque cuando más daño hizo fue tirando desmarques en velocidad a la espalda de la defensa. Pudo marcar más en un gol, pero al menos encontró el premio a su insistencia con una buena acción personal tras pase entre líneas de Illarramendi.

Portu

Todo pundonor, entrega y lucha. Quizá le falte claridad a la hora de intentar domar la potencia que tiene, pero es un incordio constante para las defensas rivales. En Azpeitia no paró de correr, de apoyar a sus compañeros, de tirar desmarque, de defender y entregarse a la causa, hasta que marcó un buen gol tras un desmarque interesante dentro del área. Pudo hacer otro tanto pero falló incomprensiblemente en boca de gol sin portero. El murciano imprime al ataque realista todo el carácter que hasta ahora le había faltado.