BARCELONA

El Barça repiensa su defensa tras las calabazas de De Ligt

Umtiti, que podía haber sido utilizado para abaratar la operación Neymar, asegura en principio su plaza y Todibo puede ser la apuesta de la temporada.

Umtiti, con más opciones de quedarse en el Barça.
FRANCK FIFE AFP

El no casi confirmado de Matthijs de Ligt, fichaje que era considerado estratégico en el Barça, obliga a los técnicos a repensar el planteamiento de la defensa del Barça. Indiscutibles Piqué a sus 32 años y Clement Lenglet, con 24, la situación de Samuel Umtiti y Jean-Clair Todiboha cambiado después de las calabazas del central holandés al conjunto azulgrana.

De ser transferible y hasta una venta necesaria para recaudar parte del dinero que iba a costar De Ligt o incluso para abaratar a Neymar, Umtiti pasa (o debe pasar) a ser una pieza importante de la defensa del Barça 2019-20. Para ello, no obstante, será importante saber cuál ha sido el trabajo que ha realizado este verano en su rodilla izquierda. Fuentes del club azulgrana aseguran que su problema en el cartílago izquierdo no es tan grave como se dejó caer el año pasado cuando paró y se recuperó en Qatar. Otras ven muy difícil que Umtiti pueda jugar al nivel que demostró entre 2016 y 2018 y aseguran también que debería controlar su peso para que la rodilla no sufriese tanto. Pero sí queda claro que su escenario ha cambiado y que de prescindible pasará, cuando menos, a necesario.

También puede cambiar el planteamiento sobre Todibo, el jovencísimo central de 19 años sobre el que se planeaba una cesión y que ahora podría quedar como cuarto central de la plantilla. La condición de central diestro de De Ligt le complicaba mucho el futuro al francés nacido en La Guyana que ahora podría quedar como central suplente de Piqué y, pese a partir como cuarto defensa, con la obligación de estar en guardia por si reaparecen los problemas físicos en Umtiti, lo que le colocarían en una situación de privilegio para jugar. Es por ello que el club quiere que el jugador olvide ciertos comportamientos que demostró al final de la temporada pasada, donde estuvo despistado y algo displicente con los consejos que se le daban, como si hubiese llegado ya algún sitio sólo por fichar en el Barça. Los técnicos siguen considerando que es uno de los centrales con más futuro de Europa y que por algo se pelearon con la Juventus por la incorporación. Confían en que el jugador llegue con las pilas puestas de las vacaciones y con ganas de luchar y evolucionar física, técnicamente y sobre todo en la colocación y el juego de posición. Condiciones o al menos aptitudes tiene y opciones, después de la negativa de De Ligt a venir al Barça, también.