BARCELONA

Malcom, el último de la fila

De los que inició la temporada en el Barça, es el jugador con menos minutos oficiales. Pese a sus buena semana ante Espanyol, Villarreal y Atlético, ha vuelto a desaparecer. Sólo 772'.

Barcelona
0
Malcom, el último de la fila
PAU BARRENA AFP

Malcom no ha terminado de arrancar esta temporada en el Barça y, visto lo que queda, ya lo hará. "Es cierto que hoy no ha jugado, ya jugará otro día", dijo Valverde cuando le preguntaron en la sala de prensa de Mendizorroza por el brasileño. Parecía una buena oportunidad para verlo en un equipo plagado de menos habituales y en un día ideal para las rotaciones. Pero Malcom no tuvo ni un minuto.

El brasileño parecía haberse metido en dinámica en la primera semana de abril. Entonces jugó una buena media hora contra el Espanyol (asistió a Messi en el 2-0); fue titular y jugó un primer cuarto de hora explosivo en Villarreal con asistencia a Coutinho y gol tras centro de Vidal; y finalmente salió unos minutos contra el Atlético y colaboró en el 2-0 que decidió LaLiga. Luego jugó los 90' minutos en Huesca en el partido metido en medio de la eliminatoria contra el Manchester United.

El asunto no es que Malcom no haya jugado en las dos últimas jornadas ante Real Sociedad y Alavés aunque parecía desde fuera una buena oportunidad para hacerlo. Es que ha jugado demasiado poco para ser un jugador que costó 41 millones de euros y llegó como proyecto de estrella procedente del Girondins de Burdeos. Con 772 minutos oficiales, Malcom es el jugador que menos minutos oficiales ha jugado en el Barça desde que empezó la temporada. Un escenario que obligará a los agentes del jugador a sentarse con el club este verano para poner las cartas encima de la mesa. Malcom no parece un jugador que llene a Valverde pero sus 22 años recomiendan tenerlo controlado. Una cesión o un traspaso con opción de recompra parecen a día de hoy las opciones más factibles. Una vez vivida la experiencia y un año para recordar en el Barça en el que también podrá decir que fue capaz de hacer un gol en un Clásico, él también siente la necesidad de jugar. Es joven y tiene ambición y, en el Barça, es el último de la fila. Al menos, en minutos.