Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

FIFA | LAS NUEVAS NORMAS AFECTARÁN A LA ESTRATEGIA

El árbitro no será un poste ni habrá rivales en las barreras

Raúl de Tomas ejecuta una falta en el partido entre Rayo Vallecano y Girona del pasado viernes.

JAVIER GANDUL

DIARIO AS

Cambios en el Reglamento a partir del 1 de junio. Los porteros sólo deberán tener un pie sobre la línea en los lanzamientos de penalti.

La International Board aprobó el sábado en Escocia una serie de cambios en el Reglamento que entrarán en vigor desde el 1 de junio. Después de la Champions que se disputará en el Metropolitano ese día, las barreras sólo podrán estar formadas por jugadores de un mismo equipo y los rivales ya no podrán incrustarse en el muro. Bien visto, una buena noticia para futbolistas del corte de Diego Costa o Luis Suárez, que suelen salir advertidos o amonestados de este tipo de jugadas.

Pero hay más novedades. Por ejemplo, con los árbitros. Hasta ahora los colegiados son como los postes: si el balón rebota en su cuerpo y acaba en gol, el tanto sube al marcador. Desde junio no será así. Si el árbitro se encuentra dentro del área y el balón le golpea antes de entrar, se para y el juego y se da la pelota al portero. Si sucede fuera del área, se le devuelve al último equipo que la haya jugado.

La final de la Champions 2018-19 marcará también el final de la expresión 'el portero hizo la estatua'. Porque los metas ya no estarán obligados a tener los dos pies sobre la línea en los penaltis. Bastará con que tengan uno. Puede parecer una norma absurda, pero algunos porteros consultados defienden que así podrán ocupar más portería y hacer más pequeño el arco aprovechando su envergadura.

Las manos, ya se sabe, serán voluntarias siempre que sirvan para marcar un gol. Es decir, que cualquier gol que llegue como consecuencia o por un toque final con la mano será anulado. Se acabó el concepto de intencionalidad en este tipo de jugadas. Los árbitros no tendrán que adivinar la voluntariedad.

Con respecto a las 'manos de penalti', es norma ya aceptada y aplicada que se sancionen todas menos las que sean consecuencia de un rebote, las que estén pegadas al cuerpo o las que estén pegadas al suelo, siempre que el jugador no cambie la dirección del brazo o la mano para tapar espacio.