Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

FIFA

Marruecos respaldará su Mundial ante FIFA en la reunión del día 15

Mohamed VI y Pedro Sánchez, en la reunión que mantuvieron en Rabat el mes pasado.

EFE

Marruecos aspira junto a España y Portugal a organizar la edición 2030. Infantino apoya la candidatura porque es integradora y solidaria.

Marruecos quiere aprovechar la reunión de la Cumbre Ejecutiva de la FIFA el 15 de enero en Marrakech para insistir en organizar un Mundial, un sueño que ya ha intentado en cinco ocasiones. El rey Mohamed VI ha dado órdenes para que su primer ministro, Saadedín Al Othmani, le deje claro a Infantino que volverán a la carga en la edición de 2030.

España le ha ofrecido a Marruecos organizar conjuntamente, también con Portugal, la Copa del Mundo de 2030. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo habló con Mohamed VI en la reunión que ambos mantuvieron en Rabat el 19 de noviembre. El principal escollo para que cuaje la candidatura ibero-marroquí es que la FIFA no admite sedes que no estén en el mismo continente, pero sin duda es un caso especial. Infantino lo sabe. “Hay mucho interés en resolver el problema, porque un Mundial a caballo entre África y Europa sería una alianza de civilizaciones y la prueba de que el fútbol es capaz de unir pueblos de distintas culturas y religiones”, dicen fuentes de la FIFA.

Marruecos ya dejó claras estas ventajas en su última candidatura, la que perdió el pasado junio frente a Estados Unidos, México y Canadá, que organizarán el Mundial 2026. “Marruecos se sitúa en un cruce de caminos global, un lugar especial donde lo oriental se encuentra con lo occidental y Europa se encuentra con África, a tan solo 14 kilómetros de las costas españolas”, decía en el dossier oficial. Mohamed VI, que en principio había estimado la posibilidad de montar una candidatura junto a Túnez y Argelia, “ve más recorrido en la ibero-marroquí”, dicen los analistas. “Pero para eso hace falta que la FIFA cambie su criterio”.

Este nudo es el que comenzará a deshacerse a mediados de enero en Marrakech. Un plan que gusta a Infantino y que cuenta además con el apoyo de la Confederación Sudamericana, agradecida a Rubiales por su apoyo en la última Copa Libertadores. “Si Estados Unidos y México van a organizar un Mundial juntos, con más razón pueden hacerlo Marruecos, España y Portugal”, dicen fuentes del Gobierno de España, que también hará fuerza para lograr el objetivo.