ESPANYOL

“Queremos niños que tengan ilusión por el Espanyol”

Los jugadores del Espanyol celebran la victoria.

FERRAN ZUERAS

DIARIO AS

Fran Navarro, coordinador del fútbol base, explica la marcha de algunos jugadores al Barcelona, los retos de la cantera y el nuevo ADN perico.

¿Cuáles eran sus objetivos cuando asumió la coordinación del fútbol base?

La idea era montar una estructura de fútbol base que permitiera un funcionamiento para cumplir cuatro objetivos. El primero, formar jugadores para dar el salto de juvenil a Espanyol B. El segundo es generar identidad: que los chicos se sientan identificados con el proyecto, también las familias y los trabajadores… Además, como tercero, ayudar a la expansión de la marca Espanyol a través del conocimiento que se genera en las academias, los congresos y las charlas que realizamos. El cuarto es ayudar al club a su viabilidad económica.

¿Cree que se empiezan a ver frutos?

Se ha dado un paso importante en la estructura y el funcionamiento. Estamos desarrollando un modelo de juego y una buena enseñanza. Y eso nos permite crear identidad. Del Juvenil A hasta abajo tienen una misma manera de jugar. Eso facilita la formación. Algún objetivo no se verá hasta medio o largo plazo, como los jugadores que lleguen arriba.

¿Qué debe ver en común un aficionado que observe los partidos del fútbol base del Espanyol?

Debería ver equipos que buscan la portería contraria siempre, que intentan robar el balón cerca del área rival… Si no es así, estos equipos son capaces de iniciar el juego desde atrás. Que deben apostar por un juego combinativo, porque somos superiores a la mayoría… Somos protagonistas del partido, capaces de entender dónde están las ventajas. Nos mostramos con un bloque compacto y no renunciamos al trabajo defensivo. También queremos dominar la estrategia.

Los resultados del fútbol base no han sido mejores que el curso pasado, sobre todo el Juvenil A. ¿Cómo interpreta esos datos?

Los resultados en fútbol base son relativamente importantes. Son consecuencia de un trabajo bien hecho o mal hecho. Hay otros factores que afectan. A nivel de resultados la temporada es normal. Si cogemos los seis equipos de fútbol-11, en total han logrado tres puntos menos que el año pasado: el 72,81% por el 73,50%. El Juvenil A no ha tenido una buena temporada y a nivel de puntuación ha estado por debajo. Si la temporada hubiera sido normal, estaríamos por encima. Los títulos son un dato más a tener en cuenta.

Moisés Hurtado cogerá las riendas del Juvenil A. ¿Qué espera de él?

Moisés conoce la casa, sabe lo que significa defender el escudo y sabe la exigencia de este club. Es una persona predispuesta al trabajo, estará bien acompañada para que pueda crecer… Tenemos mucha confianza en que será capaz de ayudar.

¿Cómo les repercute asumir ahora el filial?

Queremos integrarlo dentro de nuestro modelo y en todas las áreas de trabajo.

¿Cómo será la plantilla?

La idea es continuar con la base que nos permitió lograr el ascenso. El primer equipo deja una ventana abierta y nosotros también la dejamos con jugadores del juvenil.

Hablaba antes de la implantación de un modelo. ¿Pero cómo miden que cada jugador sigue esa evolución?

Lo analizamos de una manera global e integrada. Tenemos la responsabilidad de entender a cada jugador, de qué manera podemos ayudarlo a crecer y debemos atender otros aspectos. A nivel condicional debe estar en óptimas condiciones, a nivel técnico-táctico debe ser capaz de tener recursos, a nivel coordinativo… Y no hay que olvidar los aspectos psicológicos y emocionales. El entrenador está acompañado del cuerpo técnico y tenemos nuestra área de psicología. Hemos hecho 159 entrevistas con las familias. Tenemos mucha información y cuanto más conoces, mejor.

¿Un jugador talentoso con problemas emocionales o de comportamiento es aprovechable para el fútbol?

Todo se puede trabajar, pero un jugador que tenga graves problemas emocionales, estos afectarán a su rendimiento. Por mucho talento que tenga, si no está estable.... Intentamos identificar por qué ese jugador no rinde. Si uno tiene talento, pero a nivel emocional se detecta que hay algo que le afecta, se trabaja y se intenta corregir y reconducirlo.

¿Cuántos jugadores se han ido ya al Barcelona y qué puede hacer el club?

Cuatro jugadores. Como cada año. Un chico hasta los 16 años no puede tener un contrato. En fútbol-7, porque son pequeños, no hay ningún tipo de barrera. A partir de infantiles y cadetes entran en juego los abogados. Demuestran que ha estado con nosotros y reclamamos unos derechos de formación.

¿Y cómo les afectan esas huidas?

Se ha vuelto todo muy loco. Perdemos de vista lo importante, que el niño encuentre un contexto en el que pueda formarse. Queremos niños que tengan ilusión por estar en el Espanyol. Lo vivimos con normalidad y ponemos el foco en los que siguen. Los que entienden que cómo aquí, en ningún sitio. Ha habido casos de niños que han tenido caramelos y se han quedado. Les apetece seguir aquí.

¿Cuántos jugadores abandonan el fútbol base cada verano?

Uno de los objetivos es reducir el número de jugadores de las plantillas, que eran demasiado largas. La gestión del técnico era complicada. Queremos hacer un trabajo de captación excelente para equivocarnos lo menos posible. Para en vez de afrontar determinadas bajas, estas se reduzcan.

¿Qué considera clave para que un jugador de la base pueda superar etapas?

La clave es la actitud. Los clubes tienen una capacidad alta para captar el talento. La captación traerá a los buenos. El entrenamiento es alto, tenemos a los mejores en el diseño de entrenamientos. Somos una referencia. Vienen grupos a aprender, vamos a congresos… Somos excelentes. Ese resultado hay que multiplicarlo por la actitud. Eso es multiplicadora de lo otro. La actitud la ponen todos: jugador, técnico, familia y club. Hay muchos casos que un jugador por actitud ha llegado a Primera y se ha aprovechado del entrenamiento para mejorar.

¿Por qué nunca se aprovecha un jugador de las academias en el extranjero?

Hay una parte social de expansión de la marca que no va relacionada con la detección de talento fuera para traerlo aquí. El objetivo es que el Espanyol sea visible.

Perarnau y Chen hablan de la importancia del fútbol base. ¿Nota cierta presión?

No lo vivo como presión, sino como ilusión. Creo mucho en el equipo de trabajo, creo en Álex Garcia. Tengo experiencia y conozco la casa. Llevo 11 años en el club y me ficharon con 11 años también para ser jugador. Tuve que hacer carrera fuera. Estudié INEF, hice mis cursos, un máster, entrené fuera, hice de preparación físico y de entrenador. Abrimos el DOR con Miquel Gomila, que es un referente. Estamos muy preparados. Lo vivimos con ilusión y no con presión. Lo llevo con responsabilidad.

¿Y cómo digiere las críticas?

Cuando estás en un cargo así, hay gente más crítica. Pero lo llevo con mucha naturalidad. Se dicen cosas que no son ciertas, pero mi pensamiento está puesto en el día a día.

0 Comentarios

Normas Mostrar