ATLÉTICO - BARCELONA

... y Gil Manzano se tragó un penalti de Alba antes del 2-3

Alba despejó con el codo un remate de Griezmann. De su rechace nació el contraataque que supuso el 2-3: el propio Jordi Alba asistió a Neymar.

Polémica en el Calderón. Gil Manzano no vio una mano clara de Jordi Alba dentro del área en el minuto 42. Griezmann remató en una jugada de ataque rápida del Atlético y el balón fue despejado con el codo de Jordi Alba. De tal despeje nació un contraataque del Barcelona, y el propio Jordi Alba fue el encargado de dar un pase de gol a Neymar para que regateara a Oblak y rematara a placer.

Así, el Atlético pasó de rozar el 3-2 (que habría dejado a los madrileños a un gol de la remontada) a perder por 2-3, un resultado que los sitúa a tres goles del pase.