EPIK

Japón

En Japón están usando baños públicos transparentes... y tiene una buena explicación

¿Qué pasaría si pudieras ver lo limpio o seguro que es un retrete antes de entrar?

En Japón están usando baños públicos transparentes... y tiene una buena explicación

La mayoría de la gente tiene miedo de usar los baños públicos, así que hacerlos completamente transparentes sólo aumentaría su ansiedad, ¿verdad? Pues bien, parece que es exactamente lo contrario.

Algunas personas temen la idea de tener que entrar en una instalación oscura, maloliente, sucia y posiblemente insegura para hacer sus "necesidades". ¿Pero qué pasaría si pudieras ver lo limpio o seguro que es un aseo antes de entrar?

A principios de este año, la Fundación Nippon, sin ánimo de lucro, puso en marcha "The Tokyo Toilet Project" en un intento creativo de curar la fobia a los retretes de la gente. El proyecto encargó a 16 arquitectos experimentados la renovación de 17 aseos públicos situados en los parques públicos del distrito de Shibuya, una de las zonas comerciales más concurridas de Tokio.

Según un comunicado de la Fundación Nippon, el objetivo principal de este empeño era "que la gente se sintiera cómoda utilizando estos aseos públicos y fomentar un espíritu de hospitalidad para la siguiente persona".

Las creaciones del arquitecto Shigeru Ban, ganador del premio Pritzker, han sido las que más atención han recibido hasta ahora, sobre todo porque su diseño parece ir en contra de la principal característica de un aseo moderno. Cuando la mayoría de la gente piensa en retretes, lo primero que le viene a la mente es la privacidad, pero las creaciones del arquitecto japonés en el Parque Comunitario Haru-no-Ogawa y en el Miniparque Yoyogi Fukamachi tienen paredes transparentes...

Pero tiene truco: cuando entras los cristales se vuelven opacos

Pero la naturaleza transparente de estos revolucionarios baños públicos es por diseño, ya que permiten a los potenciales usuarios ver el interior antes de aventurarse a entrar, dejando así de lado sus dos principales preocupaciones: "la primera es si está limpio por dentro, y la segunda es que nadie esté esperando secretamente dentro", según la Fundación Nippon.

Los ingeniosos aseos públicos, que constan de varios cubículos adyacentes, cada uno de un color diferente, se basan en la última tecnología de smartglass para que las paredes transparentes se vuelvan opacas cuando se cierra la puerta, y transparentes cuando se abre.