EPIK

Fútbol

La historia tras el "único aficionado" que estuvo este martes en Mestalla

La estatua de Vicente Navarro fue la única que ocupó las gradas del estadio ché, disputado a puerta cerrada por el Coronavirus.

La historia tras el "único aficionado" que estuvo este martes en Mestalla
HANDOUT UEFA

El Coronavirus ha obligado a disputar a puerta cerrada un buen número de competiciones deportivas, y uno de los primeros encuentros en sufrir esta situación extraña fue el Valencia-Atalanta que se disputó este martes.

El conjunto ché no logró la machada de conseguir la clasificación tras llegar con un muy mal resultado desde Italia en el partido de ida. El 3-4 final, con todos los goles italianos del pie de Ilicic, cerró la participación del equipo valenciano en la Champions.

Pero en medio de la anomalía, con todo el estadio vacío a falta de algunos asientos ocupados por organización y prensa, aparecía una butaca con una figura 'contemplando' el partido.

Se trata de la figura y estatua de Vicente Navarro, mítico abonado del equipo ché que murió sin poder ver el centenario de su club el año pasado, al que el club honró con este recuerdo en la que fue su butaca.

Navarro, abonado durante décadas, ejemplificaba lo que era el seguimiento a unos colores porque un desprendimiento de retina lo dejó ciego, después de perder la visión en el único ojo en le que la mantenía tras tener el otro cegado desde niño.

En este vídeo de la instalación de su estatua su hijo recuerda a su padre y las muchas anécdotas que vivió con él en el campo, donde vivía el fútbol más que nadie a pesar de no poder verlo.