EPIK

Coronavirus

La novela que 'predijo' el Coronavirus de Wuhan hace casi 40 años

La novela 'Los ojos de la oscuridad', de Dean Koontz, presenta un virus que se inició también en la ciudad china, aunque con bastantes diferencias.

La novela que 'predijo' el Coronavirus de Wuhan hace casi 40 años

Los contagios por el Coronavirus de Wuhan están copando las noticias en las últimas semanas. El virus, llamado así por haberse iniciado su contagio entre humanos en la ciudad china del mismo nombre, ha puesto a los estamentos internacionales en alerta, aunque las autoridades siguen insistiendo en que la situación, aunque preocupante, está bajo control.

Cualquier caso de este tipo suele venir acompañado de supuestas profecías y predicciones que a menudo poco tienen que ver, pero que dan pie a que los amantes de este tipo de cosas las recuperen. Pasó con tragedias como la del Titanic o la del 11-S, y el Coronavirus también ha encontrado la suya en un libro prublicado en 1981 y titulado Los ojos de la oscuridad.

Su autor es Dean Koontz, uno de los máximos exponentes del terror moderno norteamericano, aunque no tan popular como Stephen King. La novela tiene las similitudes con el coronavirus en que traza las consecuencias de un brutal virus iniciado en la ciudad de Wuhan en 2020. Que no es que sean pocas, pero más allá de eso, para de contar.

Porque el virus de la novela, llamado Wuhan 400, es en la historia un arma biológica creada por el gobierno chino para doblegar a la población. Sus síntomas tampoco son parecidos, ni su mortalidad, que en la novela es del 100% de los infectados por el 2-3% del coronavirus.

Según la novela, el virus: “es un arma perfecta. Afecta sólo a los seres humanos. Ninguna otra criatura viviente puede transportarla. Y, al igual que la sífilis, no puede sobrevivir fuera de un cuerpo humano vivo más allá de un minuto, lo cual significa que no puede contaminar de manera permanente objetos o lugares completos, como sucede con el ántrax u otras bacterias virulentas. Y cuando el huésped muere, el Wuhan-400 perece con él escaso tiempo después, en cuanto la temperatura del cadáver desciende por debajo de los treinta grados”.

Lo cierto es que poco tiene que ver con el virus real, que tiene un periodo de incubación de hasta dos semanas y también se puede adquirir por objetos infectados, además de como decimos ser mucho menos letal, por suerte.

Lo más curioso quizá es que cuando Koontz iba a publicar su novela en su borrador inicial se decía que el virus había sido generado por el gobierno Ruso, pero al estar en plena Guerra Fría, sus editores le aconsejaron no nombrar al Kremlin.

Como en cada hecho mundial y noticiable, todo ha tenido alguna supuesta profecía, y por supuesto una predicción de Los Simpson.