EPIK

La Resistencia

El Niño de Elche protagoniza una de las entrevistas más incómodas de 'La Resistencia'

De los creadores de la entrevista a Albert Pla llega El Niño de Elche, el segundo músico que ha conseguido hacer sentir incómodo a Broncano

El Niño de Elche protagoniza una de las entrevistas más incómodas de 'La Resistencia'

Para los que no hayáis visto la entrevista de David Broncano a Albert Pla, os ponemos en contexto (aunque antes os aconsejamos que la veáis): el cantautor catalán hizo concedió una entrevista en 'La Resistencia' que algunos han llamado 'performance' y que, básicamente, consistía en hablar más bien poco y desenrollar el famoso papel higiénico del plató del 'late night' de #0 de Movistar.

Broncano, que no es nada fácil pillarle desprevenido, acabó sucumbido ante la pasividad de Albert Pla para hacer de entrevistado. Esta vez 'La Resistencia' ha vivido algo parecido con El Niño de Elche, solo que el cantaor flamenco ha optado por no parar de hablar en lugar de quedarse callado. Lo incómodo ha llegado cuando lo que decía concordaba más bien poco con lo que Broncano podía ofrecerle.

La tensión ha empezado a dominar el plató en cuanto El Niño de Elche entraba por la puerta: nada más sentarse se quejaba de que le habían hecho esperar demasiado y de que además no le habían dado de comer. Minutos después reconocía que no ve el programa, lanzaba caramelos a todo el público ante un Broncano más bien nervioso y colocaba él mismo la 'promosió' de su álbum 'Colombiana' en la mesa del presentador. "Vale, vale, pero déjame", contestaba el cómico sin saber muy bien qué hacer.

Después de una entrevista en la que, básicamente, solo se ha hablado (o más bien se ha hecho un intento de hablar) de drogas, Broncano le llevaba esa misteriosa caja que el 'late night' ha añadido en la tercera temporada y admitía lo inevitable: "estoy tenso hoy, eh". Mientras tanto, Ricardo Castella, que por cierto guarda un parecido físico más que razonable con el cantante, intentaba conseguir que la entrevista, aunque incómoda, sacara alguna risa. Grison, como de costumbre, estaba callado pero con un constante gesto de confusión en el semblante.