EPIK

Historias

Un año y medio para eliminar sus tatuajes: la dura historia de un exneonazi

Bryon Widner ha contado abiertamente toda su trayectoria como líder de un grupo de skinheads y ahora hay incluso una película sobre él

Un año y medio para eliminar sus tatuajes: la dura historia de un exneonazi

Después de haber participado 16 años en un grupo de skinheads, Bryon Widner reconoce lo que considera que era entonces: un sociópata lleno de odio y con ansias de violencia. Con solo 14 años empezó a meterse en organizaciones racistas y neonazis hasta que se ganó el mote de 'pitbull' y fundó un 'Vinlanders Social Club', una de las organizaciones más violentas de skinheads en Estados Unidos.

Pero todo tiene su fin y, afortunadamente, Widner se dio cuenta de que no quería seguir participando en ello en 2005, después de conocer a su actual mujer y tener un hijo. Eso sí, según declaró a 'Associated Press', le costó años sentir que estaba por fin volviendo a "sentirse humano". Y, entre otras cosas, eso se debió a los múltiples tatuajes con claras tendencias violentas y neonazis que tenía en el rostro. "Estaba dispuesto a echarme ácido en la cara", reconoció en la entrevista.

Doce sesiones y 35.000 dólares

Ante el temor de Julie, su mujer, por lo que Widner pudiera a hacer, contactó con Daryle Lamont Jenkins, un activista antiracista que la puso en contacto con 'Southern Poverty Law Center'. La organización evaluó la situación del exneonazi y, tras semanas de reuniones, se dieron cuenta de que realmente quería reformarse y reintegrarse en la sociedad. Y, para su suerte, encontraron un cirujano plástico que se encargaría de retirarle los tatuajes y un donante anónimo que le ofreció 35.000 dólares.

Eso sí, la experiencia no fue precisamente fácil. Widner tuvo que aguantar doce sesiones y un año y medio hasta que consiguió quitarse todos los tatuajes. El médico le avisó de que se sentiría como si tuviera la cara completamente quemada. Pero según las fotos que vemos ahora, le mereció la pena.

'Skin', una película basada en su historia

La trayectoria de Bryon Widner ha llegado tan lejos que incluso han hecho una película basada en hechos reales (aunque más dramática) sobre su vida. Está dirigida por Guy Nattiv y protagonizada por Jamie Bell, el actor que dio vida al mítico Billy Elliot.