EPIK

Alerta spoilers

'Stranger Things' tenía un plan inicial muy distinto para Robin y Steve

Maya Hawke, actriz que da vida a Robin en la tercera temporada de 'Stranger Things', ha confesado que su papel iba a ser distinto al que hemos visto

'Stranger Things' tenía un plan inicial muy distinto para Robin y Steve

Aviso: 'Spoilers' de la tercera temporada de 'Stranger Things' a continuación.

En cuanto en una serie o película nos muestran a dos personajes de distinto sexo que no se llevan precisamente bien pero que, con el tiempo, comienzan a conversar y a entenderse, es fácil intuir lo que va a pasar: de un modo u otro acabarán liados. Quizás sea esa la razón por la que la tercera temporada de 'Stranger Things' nos dejó algo estupefactos cuando descubrimos que los simpáticos jóvenes Steve y Robin no acabarían juntos porque en realidad ésta última era gay. Eso sí, la escena en la que nos lo demuestran pasó de dejarnos un sabor amargo a sacarnos una sonrisa de aprobación.

Lo que nos ha vuelto a sorprender es que en realidad el plan inicial para Steve y Robin era lo que todos creíamos que pasaría: que acabasen juntos. Según ha desvelado Maya Hawke a 'Wall Street Journal', con el transcurso de los capítulos "comenzaron a sentir que ella y Steve no deberían liarse y que ella era gay". Y ese giro final ha conquistado a los espectadores por dos razones: la primera, por variar el guión al que estamos todos más que acostumbrados y, la segunda y más importante, por dar visibilidad al colectivo LGTBIQ+ incluso en una serie ambientada en los 80.

La hija de los reconocidos actores Uma Thurman y Ethan Hawke confesó además a 'Variety' que con este nuevo destino entre Robin y Steve esperaban que el público acepte cada vez más a la comunidad gay: "A veces sentimos una empatía por las personas en pantalla que no sentimos en la vida real. Si espero algo con esto es que a las personas que quieran tanto a Robin les haya ayudado a querer también a las chicas que aman a las chicas y a los chicos que quieren a los chicos".