EPIK

Lo más friki

Castolo, Minanda...: recordamos los jugadores míticos del 'Pro'

Durante muchos años, ponerse delante de una consola era sinónimo de idolatrar a Castolo, ha llegado el momento de rendirles homenaje.

Castolo, Minanda...: recordamos los jugadores míticos del 'Pro'

Los jugadores más veteranos de los videojuegos de fútbol, recordarán una época en la que el Pro Evolution Soccer era con diferencia mucho mejor que el FIFA.

El videojuego de Konami tenía unos gráficos y una jugabilidad mucho mayor a la de cualquier competidor, a pesar de contar durante años con muchas menos licencias... lo que hacía que equipos como el Real Madrid se denominaran en el juego 'Chamartín' o el Barcelona 'Catalunya'.

¿Te suena? Entonces seguro que también recuerdas a los míticos jugadores ficticios del PRO. Una pléyade de estrellas creadas por el juego para su Liga Master y donde por encima de todos destacaba un delantero brasileño con muy buen olfato goleador: Castolo.

Estos jugadores habían nacido en el predecesor del PRO, el videojuego Winning Eleven, y fueron variando con los años. En la actualidad, aunque ya no están disponibles en los juegos actuales, Konami sigue incluyendo como guiños algunos de ellos en las labores de asistentes u ojeadores.

Ahora, como homenaje a todos ellos por las buenas horas que nos hicieron pasar, recordaremos su 11 ideal:

Portería:

Ivarov. El ruso ha sido el portero que más años ha defendido el arco del equipo, dejando después el testigo al austríaco Lothar.

Defensa:

Jaric: el serbio era un seguro y había que alinearlo siempre porque, aunque no era muy rápido ni muy bueno, era una máquina de meter faltas.

Stremer: el muro de la defensa era este sueco. No pasaba nadie, y si lo hacía, hachazo.

Valeny: defensa francés de los que hacían falta en cualquier equipo. Cumplidor, no se le podía pedir mucho, pero ahí estaba.

El Moubarki: introducido a partir de 2008, lo más jóvenes recordarán a este lateral, el primer africano en ser introducido en el equipo.

Mediocampo:

Ettori: precisión en el pase desde las botas de este francés que vino a tomar el relevo de Espimas, otro galo con solera en la Liga Master.

Ximelez: uno de los más veteranos del grupo, ya que en algunas versiones superaba los 40 palos. El español no era muy ducho, pero su parte hacía, y se le cogía cariño.

Minanda: el capitán. El portugués era una especie de Mostovoi de Lisboa. En algunos juegos tenía 47 años, pero el tío ahí seguía.

Stein/Macco: no hemos podido quedarnos con uno solo. Stein era irlandés y era un seguro cortando balones, aunque más lento que el caballo del malo. Macco por su parte era galés y uno de los pocos jugadores con algo de dribling, y siempre estaba bien sacarlo en partidos atascados.

Delantera:

Ordaz: el gigante español. Si Castolo tiraba los desmarques él remataba y podía tirar desde fuera. Eran la dupla perfecta.

Y Castolo: el más grande de todos los tiempos. Con sus trenzas, el brasileiro podía hacer gol a cualquier cosa. Era olfato puro, y seguramente el mayor ídolo virtual de aquella época para muchos.