EPIK

Lo más curioso

¿Quieres ir al cine gratis? Esta startup lo hará posible si ves 20 minutos de publicidad

¿Quieres ir al cine gratis? Esta startup lo hará posible si ves 20 minutos de publicidad

The Disaster Artist

'Preshow' ofrecerá entradas de cine gratis si ves unos minutos de anuncios (y apartar la mirada de la pantalla no será tan fácil)

Esta nueva startup llamada 'Preshow' nos divide opiniones: por una parte, no hay nada mejor para los fans del cine que ir a ver una película gratis, sobre todo con los precios desorbitados que tienen algunas salas. Por otra parte, nos aterra el recordar '15 millones de méritos', el capítulo de 'Black Mirror' en el que veíamos cómo el protagonista estaba forzado a mirar la publicidad si no pagaba para renunciar por ella. Ahora te explicaremos el porqué de esta relación. 

No es la primera vez que oímos la idea de adquirir entradas de cine gratuitas a cambio de publicidad, pero parece ser que esta vez el proyecto avanza positivamente. Sobre todo cuando nos enteramos de que la nueva startup ha llegado de la mano de Stacy Spikes, uno de los fundadores de MoviePass (un servicio de suscripción para vender entradas de cine que funciona como viento en popa en Estados Unidos).

Reconocimiento facial para evitar trampas

'PreShow' consistirá en una app en la que el usuario podrá elegir la película que quiere ver en el cine. Atendiendo a sus gustos comenzarán 15 o 20 minutos de publicidad que el espectador tendrá que ver para adquirir su pase gratuito. Y aquí es donde entra la similitud con 'Black Mirror': si el usuario desvía la mirada, los anuncios se pausarán.

De esta manera, a través de la tecnología de reconocimiento facial, la startup se encargará de que los usuarios cumplan el visionado. Eso sí, siempre puedes marcarte un Homer Simpson y activar el modo 'monos con platillos' en tu mente.

Lo cierto, y a pesar de que en ocasiones los avances tecnológicos nos inspiren tanta fascinación como miedo (sobre todo para quien haya visto las cuatro temporadas de la serie de Netflix), es que no culpamos a las empresas de estas nuevas ideas: ante la inmensa oferta audiovisual que recibimos, cada vez tienen más difícil que los espectadores atiendan a la publicidad. Si ofrecen entradas de cine gratis ya será otro cantar.